Es inaceptable que se ponga en riesgo la vida del pueblo por motivos políticos.

Demandamos una actuación responsable, sensible, eficiente y ética del gobierno para combatir el alarmante incremento del COVID-19.

Corresponde al presidente Danilo Medina crear las condiciones para una gran concertación de voluntades para enfrentar la crisis

Desde que tuvimos noticias de la amenaza del Coronavirus (COVID-19) para nuestro país, nuestras organizaciones políticas nos manifestamos del lado de la salud y la vida del pueblo dominicano, poniéndonos al servicio de las autoridades para todo aquello en lo que pudiésemos contribuir a enfrentar la pandemia. Lo propio ha hecho todo el liderazgo social, empresarial, laboral, profesional, religioso y comunicacional.

Nuestros candidatos presidenciales han propuesto en reiteradas ocasiones la concertación de una gran unidad nacional, al margen de las diferencias de cualquier índole, para formular y ejecutar un plan de gestión eficaz y eficiente de la crisis, con las mejores prácticas en prevención, detección, atención y mitigación del virus. En innúmeras alocuciones formales, declaraciones de prensa, entrevistas y documentos, nuestros candidatos presidenciales han reiterado esa voluntad política, humana y ciudadana, obteniendo por respuesta el silencio.

En todo el trayecto, el gobierno ha obviado la participación de otros actores y se ha conducido sin transparencia, sirviendo información insuficiente, limitada y poco convincente sobre la enfermedad, las acciones para prevenirla, detección, nivel de contagio, atención a los enfermos, mitigación y pérdidas humanas.

La deficiente gestión gubernamental de la crisis ha sido más que evidente, con resultados negativos para los ciudadanos. Tras el boletín oficial No. 28, emitido el jueves 16 de abril, a mes y medio de que se registrara el primer caso de coronavirus en el país, y a 4 semanas de la declaratoria nacional de emergencia, Republica Dominicana está entre las tres naciones de mayor número de infectados y fallecidos en toda América, en proporción poblacional, y de más alta letalidad, es decir de decesos por número de contaminados, con 5.2%. Mientras los recuperados apenas sumaban 216, para un 5.7%, cuando el promedio mundial era de 25.2%. Y estas estadísticas esconden un importante sub- registro en el número de contagiados, debido a las poquísimas pruebas realizadas aquí, que apenas llegan a 12 mil 229, de una población de diez millones 500 mil habitantes, promediando 272 por día.

No hay dudas de que, si el gobierno hubiese tenido una actitud distinta, hoy habría un menor número de dominicanas y dominicanos infectados, que sólo en la primera mitad de abril pasaron de 1,284 a 3,755, con 2,471 nuevos, para un incremento del 192%. Mientras los fallecidos aumentaban de 57 a 183, un 123%.

Nadie debe manipular políticamente la crisis con fines electoreros a costa de la salud del pueblo dominicano. Frente a los llamados de unidad, el gobierno jugaba a la búsqueda de capital político, sin importarle la salud de la gente. Dejó de importar a tiempo pruebas rápidas y otros productos esenciales para la salud de la población, mientras facilitaba la traída de partidas y ayuda por parte del candidato presidencial oficialista, quien lo anunciaba a nombre de su empresa Helidosa.

Mientras no aparecen recursos suficientes para adquirir los instrumentos de combate a la pandemia, con graves consecuencias para el abnegado personal de los hospitales, se privilegian los negocios con la salud en crisis, en vez de asumir compras directas a los proveedores, y se producen las escandalosas, inmorales y abusivas licitaciones con sobrevaluaciones exorbitantes, convocadas con apenas horas de anticipación y atribuidas a empresas vinculadas y contribuyentes de las candidaturas oficialistas.

Nuestra postura seguirá siendo de cooperación y solidaridad con la gente, nuestro lugar está y estará al lado del pueblo dominicano, exigiéndole al Gobierno que cumpla con sus responsabilidades y obligaciones. Continuaremos haciendo esfuerzos por unir a toda la familia dominicana, por acompañarla en ese momento difícil que vivimos.

Estamos ante una crisis sanitaria, económica y político-electoral inédita y de una gravedad extrema que demanda de una salida integral y pactada por el conjunto de sectores políticos, económicos, sociales y ciudadanos. Corresponde al Presidente de la República, como Jefe del Estado, responsable de la ejecución de las políticas y del Presupuesto, convocar y crear las condiciones para la concertación de voluntades para juntos definir un rumbo para la superación de la presente crisis.

Es pues urgente la aplicación ya de las medidas necesarias para que recuperemos cuanto antes la normalidad social, económica y política, siguiendo los ejemplos de buen desempeño que han tenido otros países en el manejo y tratamiento del COVID-19, lo que implica necesariamente la gran concertación nacional que hemos reclamado, libre de contaminación por los intereses electorales.

A ese pueblo, a ese país, cumplimos con el deber de informarle siempre la verdad, solo la verdad, toda la verdad
.

LISTA DE PARTIDOS SUSCRIBIENTES

Alianza País
PRM
APD
PRSD
Frente Amplio
DXC
PHD
País Posible
Coalición Democrática

Fuente: prm.org.do

BANDERA