Altas Cortes


El senador José Paliza calificó lo ocurrido como un tema grave y el presidente Danilo Medina le reiteró a la jueza que tenía derecho a guardar silencio, aunque la magistrada decidió responder.

Procurador Jean Alain Rodríguez cuestiona honestidad y propiedades de jueza Miriam Germán Brito en entrevista Consejo Nacional Magistratura

Así fue el encontronazo entre el Procurador General de la República, Jean Alain Rodríguez, y la magistrada Miriam Germán Brito, durante las evaluaciones a los jueces de la Suprema Corte de Justicia en el Consejo de la Magistratura.

Todo comenzó con la lectura de tres cartas, dos de ellas anónimas, en donde se objetaba la participación de la jueza para continuar en su posición en la Suprema Corte.

La jueza respondió al Procurador en varios momentos, acusándole incluso de valerse de sus “agentes” para increparla en la evaluación del Consejo.

La jueza contó con el respaldo de la legisladora Josefa Castillo, representante de la oposición política en el Consejo, quien se quejó de las intervenciones del magistrado, señalando una agresividad nunca antes vista en los procesos evaluatorios.


EL Hecho

De manera inesperada, el Procurador General de la República, Jean Alain Rodríguez, aprovechó hoy la comparecencia de la jueza Miriam Germán Brito, en el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), para, mediante dos denuncias anónimas y una de un juez, cuestionar  la honestidad de la magistrada, quien  preside la segunda sala penal de la Suprema Corte de Justicia.

En la primera denuncia se refirió a unos presuntos  encuentros de la magistrada con el exministro Víctor Díaz Rúa, uno de los acusados en el caso de soborno y corrupción de Odebrecht.

En la segunda denuncia se señalaba una supuesta villa en San José de Ocoa, además de un apartamento en Gascue, que supuestamente puso a nombre de un hijo de ella, que el procurador calificó de testaferro.

Finalmente, la tercera denuncia que dijo fue hecha se refiere a una supuesta petición de la magistrada de “ver si se podía hacer algo” en el caso de Winston Rizik Rodríguez , conocido como “El gallero”.

Respuestas de Doña Miriam. La magistrada negó que el apartamento que le señalaba el Procurador  sea donde ella reside.

En relación a la villa  de Ocoa dijo que fue comprada con dinero suyo y del padre de dos de sus hijos.

Sobre la supuesta intermediación en el caso Rizik lo negó rotundamente.

El procurador General de la República, Jean Rodríguez, caldeó el proceso de evaluación de jueces que quieren repetir en la Suprema Corte de Justicia al tomar el turno la magistrada Miriam Germán Brito.

Al tomar la palabra como miembro del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), el procurador general leyó una comunicación anónima en la que acusaban a la magistrada de tener encuentros privados con uno de los imputados de los sobornos de Odebrecht en diferentes lugares.

La comunicación advierte a los miembros del Consejo sobre la posibilidad de ratificar a la jueza en la Suprema.

La jueza respondió diciendo al procurador que “su servicio de inteligencia” debió decirle que no niega que tenga una amistad con Víctor Díaz Rúa, y que se reunió con abogados de Conrado Pittaluga para entregarle libros porque son amigos.

“Yo no ando buscando chantajistas para que digan nada de nadie”, dijo la magistrada, además expresó que nada de lo dicho por el procurador se corresponde con la realidad.

“Si el procurador con su servicio de inteligencia, tenía todas esas informaciones cuando yo subí a la medida de coerción debió recusarme y sencillamente subí ahí porque decidí que era muy cómodo para alguien que no quisiera un juez ir por ahí poniendo un twitter y diciendo lo que le diera su bendita gana. Así le permitirían a cualquiera poner el juez que le diera su gana”.

Germán Brito agregó: “En cuanto a la amistad por Víctor Díaz, la mantengo. Me ha tratado con un respeto extraordinario. Él me visita, no tan frecuente, y hemos coincidido en lugares, no tan frecuentes”.

El senador José Paliza calificó lo ocurrido como un tema grave y el presidente Danilo Medina le reiteró a la jueza que tenía derecho a guardar silencio, aunque la magistrada decidió responder.

Josefa Castillo, quien también es miembro del Consejo, dijo que lo ocurrido es un acto irresponsable porque no se puede utilizar el anonimato para hacer declaraciones irresponsables. Dijo que esas declaraciones fueron premeditadas y con alevosía.

El procurador general también leyó una comunicación de un juez que acusa a la magistrada Germán de pedirle en reiteradas ocasiones que se resolviera el caso del sentenciado narcotraficante Winston Rizik.

Luego del tranque, los miembros del Consejo tomaron una pausa, pero antes de retirarse la magistrada Germán le dijo al procurador que si las cosas fueran de doble vía, en el escenario “también hablaríamos de usted”.

Resultado de imagen para miriam german y el procurador

Cartas de ‘remitentes anónimos’ fueron utilizadas por procurador para entrevistar a Miriam Germán

Por medio de dos cartas de objeción dispuesta por ‘remitentes anónimos’, el procurador preguntó a la magistrada Miriam Germán las razones por las cuales entabló múltiples “reuniones ocultas” entre ella y el abogado Víctor Díaz Rúa, exministro de Obras Pública, y para quien pidió libertad en la revisión de medida de coerción a los imputados por el caso Odebrecht en el año 2017.

“Aquí le remito fotos y videos de esas reuniones para que usted se las muestre a ella y al país. Estas son solo unas muestras de varias reuniones ocultas que tengo otras documentadas. Pregúntele, por favor, si esa amistad es tan inocente por qué se deben reunir a escondidas y con qué finalidad”, leyó Rodríguez en la carta anónima.

La magistrada explicó que dichas reuniones siempre se realizaron con motivo de amistad.

“En cuanto a la amistad con Víctor, la mantengo, me ha tratado con un respeto extraordinario, y él me visita y hemos coincidido en distintos sitios”, expresó Germán.

“Yo dije que no iba a conocer (el caso Odebrecht) ni como juez de instrucción especial ni como juez del pleno, y así ha sido. Si el procurador con su ‘servicio de inteligencia’ tenía todas sus informaciones cuando yo subí a las medidas de coerciones debió usarlas”, agregó, para luego insistir en que el Ministerio Público debió recusarla si entendía que no podía conocer las audiencias.

En una segunda comunicación de objeción a la magistrada, también de origen anónimo, Alain Rodríguez cuestionó por qué Germán posee varios “lujosos” bienes e inmuebles que no figuran en su declaración jurada de bienes de 2016, y que están en su lugar a nombre de su hijo.

La magistrada se defendió argumentando que esas propiedades fueron adquiridas con parte de una herencia del padre del hijo en cuestión.

“No es que yo use a mi hijo de testaferro, en esa casa hay parte de mi dinero y del suyo”, aseguró. 

Fuentes

Diario Libre

Hoy Digital

Listin Diario


BANDERA