Opinión Editorial Revista En Sociedad

MARIBEL LAZALA DIRECTORA EDITORA

Así que recomiendo, ante todo, que se hagan plegarias,oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos, especialmente por los gobernantes y por todas las autoridades, para que tengamos paz y tranquilidad, y llevemos una vida piadosa y digna.”

1 Timoteo 2, 1-2

Iniciamos un nuevo gobierno, un camino de esperanza que promete cambios para beneficio de la colectividad.  El tiempo del cambio ha llegado.  De la mano de Dios lograremos alcanzar nuestros objetivos de prosperidad y justicia.  Pero para ello, cada ciudadano debe hacer su parte.

La responsabilidad  no es solo de nuestro Presidente y de los funcionarios que lo acompañan, sino de todos.

Así que nuestra consigna cobra fuerza en este momento: ¡Haz tu parte!, porque cuando contribuyes con tus dones y talentos  específicos a la totalidad, cada pieza del rompecabezas de la vida se pone al lado de otra para formar el todo perfecto.  Todos tenemos algún don y talento únicos, nuestros, y aunque le parezca poca cosa, es indispensable para completar el todo. 

Para formar la totalidad son necesarias muchas piezas distintas.  Se necesita cada tornillo, cada ruedita, cada resorte, para hacer un reloj y que este funcione.  Para que nuestro cuerpo sea completo, necesitamos cada órgano, cada pequeña célula, cada átomo. Publicidad

Así que  cuando puedas verte como parte del todo, no desearás retener lo que tienes para dar.  ¡Haz tu parte!  Es tan simple que parece ineficaz, pero tiene el poder de la unidad, la solidaridad, la esperanza y la victoria.  Y aunque los inicios de un camino inexplorado, lleno de retos y basura, parecen difíciles de vencer, jamás pierdan la fe.  Oxigene su alma y sus pulmones, y continúe en la lucha por una nación digna, una sociedad sana, un gobierno correcto y una esperanza posible. 

Como creyentes, nuestra parte no termina aquí, soltando nuestras quejas a las nuevas autoridades. Publicidad

Más bien, inicia.  Porque  Dios nos ha llamado a interceder.  Nos ha mandado a orar por los que están en eminencia.  Él nos ha dado Su poder, Su Nombre, Su autoridad, y Su fe. 

Tenemos todas las herramientas necesarias para orar de manera eficaz por nuestro gobierno y por sus líderes.  Es muy fácil soltar la responsabilidad solo a las autoridades. El pueblo tiene y debe ser activo en la reconstrucción de una sociedad más sana y más justa. 

Así que es nuestra responsabilidad como simples ciudadanos y como creyentes, involucrarnos en los asuntos de nuestro país.  No hay duda que Dios ama esta tierra. Nos ha dado  muchas pruebas de ello.  Pero la única manera en que Él estará siempre con nosotros es por medio de sus embajadores: nosotros. 

Oremos pues por nuestra nación, todos los días, y nunca subestime el poder de las oraciones que cambian el mundo. 

No se desespere. Recuerde que  la paciencia no es la habilidad de esperar, sino la habilidad de mantener una buena actitud mientras se espera.  La paciencia es hermana de la fe, y trabajan juntas.

¡Haz tu parte! y verás los cambios positivos de una nación que ama a Dios y merece las bendiciones de sus promesas de prosperidad y justicia.

En nuestra portada y entrevista central de este fin de semana, compartimos la experiencia de vida de un conocido actor, creyente y padre, quien nos habla de su trayecto profesional y personal.

Fabián Ríos nos confiesa que: “Mi inspiración son  todos los seres humanos que los mueve la coherencia, la verdad y la inquietud por ayudar a la gente”.  Pero además, podrán disfrutar de un rico y variado contenido, con lo  más actual, los interesantes aportes  de nuestros colaboradores, moda y tendencias frente a la pandemia, y mucho más, para el disfrute de nuestros fieles lectores.

Hasta la próxima entrega y que ¡Dios les bendiga!

Maribel

#haztuparte

#loquehefirmado


Revista En Sociedad

BANDERA