También invita a la sociedad dominicana a la unión en medio de la crisis generada por la pandemia

Santo Domingo, RD.- El obispo de la diócesis de La Altagracia, Jesús Castro Marte, invitó a la sociedad dominicana a la unión en medio de la crisis generada por la pandemia, así como también instó a apoyar la lucha contra la corrupción.

En una misa, con motivo de la Solemnidad de la Virgen de la Altagracia, monseñor Jesús Castro Marte expresó que la corrupción es un acto pecaminoso que mantiene a sectores de la población en la miseria y la pobreza, y que se convierte en humillación para el país.

Asimismo, invitó a apoyar las acciones de las nuevas autoridades para atacar la corrupción.

Hay un mal manejo democrático, en lugar de buscar el bien común se aprovechan de los bienes del Estado para fines personales, egoístas y mediocres. Eso mismo favorece el crecimiento de la corrupción, el narcotráfico y el mal manejo de los fondos y el patrimonio que hemos creado en la historia”, dijo el obispo ante un templo solitario por las medidas adoptadas  por las autoridades sanitarias para prevenir la propagación del Covid-19.

En su homilía, presentada en la Basílica de la Altagracia (Higüey), Castro Marte enfatizó, además, que en medio de la crisis generada por la pandemia, ha salido a relucir una debilidad constante del pueblo dominicano: la desunión.

Si hay que reconocer frente a la emergencia sanitaria a los dominicanos, nos ha faltado unidad”, dijo el obispo de la diócesis de La Altagracia.

En su reflexión, Castro argumentó que “estamos llamados a remar juntos”, ya que de la crisis generada por el Covid-19 nadie se salva solo.

No podemos seguir cada uno por nuestra propia cuenta, de una vez por todas tenemos que aprender a caminar y a trabajar unidos”, expresó.

Pidió también para que valores como el respeto, honestidad y la coherencia sean parte de la cotidianeidad del pueblo dominicano; así como también invitó al pueblo dominicano a la unidad, dejando de lado los intereses personales y grupales para lograr un mejor país.

Es un momento de unidad y de fraternidad en el pueblo dominicano, esa libertad que anhelamos debe ser fruto de la acción de la fraternidad de todo el pueblo”, dijo.

Castro Marte ofreció la eucaristía por el pueblo dominicano y las autoridades del país, así como también por la unión en la sociedad dominicana.

Los enfermos, la intranquilidad de las familias ante la realidad actual, la inseguridad ciudadana, la violencia de género, la crisis, la falta de fuentes de trabajo, “los ataques ideológicos contra la vida humana, el matrimonio y la familia”, estuvieron entre las intenciones del sacerdote.

La eucaristía inició a las 8:00 de la mañana, luego de una vigilia comenzada  a la medianoche de este 21 de enero.

La celebración a la virgen, reconocida por los católicos como protectora del pueblo dominicano, fue transmitida por televisión y redes sociales bajo el subtítulo “Una noche, un sacrificio y un nuevo amanecer”.

Fuente: Listin Diario

BANDERA