Efemérides

Un día como Hoy

21 de octubre de 1850, Nació en la ciudad de Santo Domingo (República Dominicana), Salomé Ureña de Henríquez.

Día de los Poetas. Por el natalicio de Salomé Ureña

Salomé Ureña  fue una poetisa, educadora y patriota dominicana. El 21 de octubre fue declarado «Día del Poeta» en su honor

Salomé Ureña, un ejemplo a seguir

Salomé Ureña-Documental

 

Santo Domingo.-Un día como hoy, pero de 1850, nació la poetisa Salomé Ureña, una prominente escritora y educadora, reconocida como una de las figuras centrales de la poesía lírica del siglo XIX e innovadora

Nacimiento y niñez y adolescencia

Fueron los padres de Salomé, Nicolás Ureña de Mendoza y Gregoria Díaz de Ureña. Nicolás Ureña ejerció la profesión de abogado y se destacó en la vida pública. Además de juez en diferentes jurisdicciones en la ciudad capital, fue senador y maestro destacándose también como periodista y músico. “El nacimiento de Salomé Ureña ocurrió poco después de la fundación de la República, durante el primer gobierno de Báez; creció en un ambiente de discordias, entre mil luchas intestinas.

Por lo mismo que vivió en una época de tanta agitación, de tan incesantes perturbaciones en el pueblo dominicano, su alma se agrandó con el dolor y se hizo fuerte.

Salomé tuvo una niñez muy precoz. Su madre la enseñó a leer: a los cuatro años leía de corrido. Su infancia discurrió en las aulas de dos pequeñas escuelas de primeras letras, únicas permitidas entonces a las mujeres. En esa época las escuelas eran muy pobres, a tal extremo que no pasaban del catecismo. Decía doña Manuela Rodríguez ‘que las madres no querían que sus hijas aprendieran para que no les mandaran papeles a los mozos’; pero el padre de Salomé, como hombre de letras, avivó en ella la llama de su espíritu y le dio la mejor educación literaria que se podía alcanzar en aquellos años”.

Desde niña se distinguió Salomé por su vocación a la lectura y el estudio. Su pader la llevó por el camino de la poesía y siendo apenas una niña recitaba largos versos de famosos poetas americanos y españoles, haciendo gala de la prodigiosa memoria de que estaba dotada. Perseverante, inquieta, emprendedora, en los primeros años de su adolescencia llamaba la atención y atraía por su carácter enérgico y firme y por su temperamento abierto, sin dobleces.

Aprendió francés, se interesó por la literatura inglesa. Dominaba ampliamente también el idioma inglés

Destacada escritora,

Salomé no fue solo una destacada escritora, sino también una gran luchadora por la igualdad de derechos entre mujeres y hombres.

Forma parte del llamado círculo de Dioses Mayores de la poa. sía nacional, que se completa con Gastón F. Deligne y José Joaquín Pérez, y algunos llevan su admiración hasta proclamarla el primer poeta dominicano. Considerando su poesía a la luz de la época en la cual se produjo, no cabe duda que es preciso reconocer en ella excelencias bastantes para merecer la fama.

Ureña fue la alumna de Eugenio María de Hostos, un intelectual educador, filósofo, sociólogo y escritor puertorriqueño.

Las obras de Salomé se centraron en el amor a la patria y en su entorno familiar. Aunque de obra no muy extensa, logró llamar la atención de gran parte de Latinoamérica por la profundidad de sus escritos.

Entre sus trabajos más reconocidos están La Patria, El Ave y El Nido y Sombras, Ruinas, entre otros.

Los principales maestros de salome fueron sus padres Nicolás Ureña de Mendoza, abogado y también escritor y su madre Gregoria Díaz de León, quienes le mostraron el pan de la enseñanza y aportaron al desarrollo intelectual, gracias a que inculcaron a la joven sus primeras lecciones educativas.

Su padre le enseñó las obras clásicas de autores españoles y franceses que ayudaron a que Salomé a temprana edad, entrara en contacto con la literatura y desarrollar su propia carrera.

Solo tenía quince años de edad cuando comenzó a escribir, publicando posteriormente su primera obra a la edad de diecisiete años y haciéndose conocida por su espontaneidad y ternura.

Fue 1867 cuando publicó sus primeras obras bajo el seudónimo de «Herminia», nombre que usó hasta 1874.

Alrededor de 1881, Salomé fue animada por su marido para abrir el primer centro de educación superior para mujeres jóvenes en la República Dominicana, lo cual hizo el 3 de noviembre de ese año bajo el nombre de Instituto de Señoritas.

En los cinco años subsiguientes, seis mujeres se graduaron de maestras en el Instituto, algo poco común en ese momento.

 

Por problemas de salud Salomé Ureña cerró el Instituto en el año 1893. Fue abierto nuevamente en junio de 1896 y se estableció en Puerto Plata por un tiempo, regresó a Santo Domingo y nuevamente a Puerto Plata, el 2 de enero de 1897. Años después de su muerte, el instituto fue bautizado con su nombre.

Murió debido a complicaciones de tuberculosis en 1897, a la edad de 46 años. Fue enterrada en la iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes y trasladada en 1972 al Panteón de la Patria.

Es considerada por muchos como la escritora más excelsa de la República Dominicana. Logró inyectar profundos sentimientos en cada uno de sus poemas que hoy forman parte fundamental del patrimonio literario dominicano.

Su lucha la convirtió en una mártir en su país y es recordada por su arduo trabajo en favor de la educación femenina.

Lea aquí el poema El Ave y el Nido, uno de los trabajos más destacados de Salomé Ureña.

Este trabajo fue  publicado originalmente el 21 de octubre de 2015.

Fuentes

El Día

Siguenos en nuestras redes sociales

Facebook LaVozDelPRM
Twitter LaVozDelPRM
Instagram LaVozDelPRM
Youtube LaVozDelPRM

Enciclopedia Dominicana

BANDERA