Roberto Álvarez,
Ministro de Relaciones Exteriores

Santo Domingo, República Dominicana._ En el Día de los Derechos Humanos el canciller Roberto Álvarez aseguró que un mayor acercamiento al cumplimiento de los derechos humanos se ha convertido en una necesidad impostergable, ante la situación actual creada por la pandemia, si se aspira a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, que busca crear sociedades más justas y solidarias.

Durante su intervención en el acto de entrega del primer Premio a los Derechos Humanos de la Unión Europea en República Dominicana y el Sistema de Naciones Unidas, el ministro de Relaciones Exteriores señaló que con la urgencia que amerita el momento, el presidente Luis Abinader lanzó en el día de ayer un paquete de medidas para lograr una mayor transparencia, integridad y transformación de las instituciones públicas, con el objetivo de prevenir y detener la corrupción.

Apuntó que “estas medidas, que aumentarán el control social de las instituciones públicas, están llamadas a producir un resultado más acorde con la misión del gobierno de administrar con total pulcritud los fondos públicos, para poder ofrecer a la población los derechos fundamentales consagrados en la Constitución y dejar atrás las palabras vacías”.

Álvarez entregó uno de los cuatro premios otorgados por estos organismos internacionales al Banco BHD León, en la persona de su presidente ejecutivo, Steven Puig. Los otros tres galardonados fueron el Hospital Pediátrico Dr. Hugo Mendoza, por el sector público; el Consejo Provincial para la Reforma Carcelaria, por la sociedad civil; y el señor Ezequiel De Óleo Vicioso, como defensor de los derechos humanos.

El ministro acompañó en esta actividad al Embajador de la Unión Europea en nuestro país, Gianluca Grippa y al Coordinador Residente del Sistema de Naciones Unidas, Mauricio Ramírez Villegas.

El evento se realizó en el monumento a Fray Antonio de Montesinos, quien, hace 509 años, subió al púlpito en la Iglesia de los Dominicos, por encargo de su comunidad religiosa y pronunció su famoso Sermón de Adviento en el que elevó un grito en favor de la dignidad de los indios de nuestra isla.

“Es importante resaltar la trascendencia de tres aspectos de su reclamo: primero, el llamado a respetar la esencia del ser humano, su dignidad, valor central de los derechos humanos; segundo, el sermón fue el resultado de la labor colectiva de su comunidad; y tercero, su proyección de lo particular a lo universal”, recordó el canciller.

Dijo que estos valores y principios continuaron su evolución a través de los siglos XVII, XVIII y XIX, hasta confluir, hace 72 años, en la proclamación de la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el documento más trascendental en materia de derechos humanos jamás adoptado por la comunidad internacional.


Fuente: Ministerio de Relaciones Exteriores

BANDERA