ESCUCHAR NOTICIA- AUDIO DISPONIBLE!!

Boris Johnson «renuncia» como líder del partido laborista; pero dice se queda en el Gobierno de forma interina

Johnson indicó que permanecerá en el cargo hasta que el Partido Conservador elija a un nuevo líder.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, dimitirá este jueves como líder del Partido Conservador tras el último escándalo que sacudió a su gobierno y provocó una cascada de renuncias en el ejecutivo.

Ante la avalancha de renuncias de los ministros de su Gabinete y los llamamientos a dejar el cargo, Boris Johnson ha anunciado su dimisión como primer ministro del Reino Unido.

Johnson anunciará su retirada en la tarde de este jueves como líder de su partido y habrá un nuevo primer ministro en otoño.

Un portavoz del número 10 de Downing Street informó que Johnson hará una declaración más tarde este jueves.

El parlamentario Tobias Ellwood fue uno de los primeros conservadores en reaccionar a la noticia de la renuncia planificada de Boris Johnson.

Dijo que le alegra que Johnson haya «reconocido el daño que se estaba haciendo no solo a la marca del partido sino también a nuestro capital internacional», le dijo al programa Today, de la BBC.

Johnson indicó que renuncia también a su puesto del líder del Partido Conservador. «Está claro que ahora la voluntad del Partido Conservador parlamentario es que haya un nuevo líder del partido y, por tanto, un nuevo primer ministro», afirmó ante la sede de la jefatura de Gobierno en el 10 de Downing Street. En paralelo, precisó que seguirá frente al timón del Ejecutivo hasta que los ‘tories’ elijan a un nuevo líder.

Johnson señaló que ya habló con Graham Brady, jefe del Comité Conservador de Miembros Privados, el llamado Comité 1922, organismo de la bancada conservadora que promovió la moción de censura contra el mandatario en junio. Los dos acordaron que el proceso de elección del nuevo ‘premier’ debe iniciarse «ahora». El calendario del proceso se anunciará la próxima semana.

En paralelo, el ahora jefe interino del Gobierno subrayó los logros de su Ejecutivo, como la finalización del proceso del Brexit, la normalización de las relaciones con la Unión Europea, la lucha del país contra el coronavirus y el apoyo armamentístico a Ucrania en el contexto del actual conflicto con Rusia.

«La razón por la que he luchado tanto en los últimos días para seguir cumpliendo este mandato en persona no era solo porque quería hacerlo, sino porque sentía que era mi trabajo, mi deber, mi obligación con ustedes», remarcó. Dirigiéndose a la ciudadanía, Johnson afirmó que sabe que «habrá muchos que están aliviados y tal vez bastantes personas que también estarán decepcionadas». «Y quiero que sepan lo triste que estoy por dejar el mejor trabajo del mundo«, agregó.

El éxodo de miembros del equipo de Johnson arrancó este martes con la dimisión del canciller de Hacienda, Rishi Sunak, y el secretario de Salud, Sajid Javid. En total, más de 50 funcionarios conservadores han dejado sus puestos.

Entre los altos cargos que instaron a salir del mando a Johnson figura Nadhim Zahawi, el nuevo canciller de Hacienda del Reino Unido. «Ayer dejé claro al primer ministro […] que solo había una dirección hacia la que se dirigía esto, y que debía marcharse con dignidad«, expresó el funcionario. «Primer ministro: esto no es sostenible y solo empeorará: para usted, para el Partido Conservador y, sobre todo, para el país. Debe hacer lo correcto e irse ahora«, escribió Zahawi en su cuenta de Twitter.

Kwasi Kwarteng

Entre ellos el ministro de Negocios, Kwasi Kwarteng, quien dijo que se necesita un nuevo líder «tan pronto como sea posible».

Ellwood agregó que el partido ahora tiene una «enorme labor de reagrupamiento que hacer».

También el líder laborista, Keir Starmer, demandó que Johnson dimita como primer ministro inmediatamente y agregó que no es justo para el país que se quede en el cargo.

«Se tiene que ir, no puede aferrarse», dijo Starmer.

«Su propio partido decidió que llegó la hora, así que no pueden imponérselo al país durante los próximos meses».

El escándalo que provocó las renuncias 

La última controversia en torno a Johnson surgió la semana pasada, cuando trascendió que Chris Pincher, miembro del Partido Conservador en la Cámara de los Comunes y el segundo a cargo de la disciplina de la formación, acosó a dos hombres en un lugar público mientras estaba en estado de embriaguez. Como resultado, Pincher renunció a su puesto y fue suspendido del partido.

Desde entonces, se reveló que Johnson nombró a Pincher para altos cargos en el partido y el Ejecutivo pese a que estaba al tanto de las acusaciones de otros casos de conducta sexual inapropiada protagonizados por el parlamentario. Este martes, el primer ministro pidió disculpas por estas decisiones en una declaración a la BBC admitió que había sido informado sobre una queja contra Pincher en 2019 que posteriormente fue resuelta. Durante la sesión de hoy en el Parlamento, el mandatario volvió a lamentar la promoción de Pincher y precisó que este está siendo actualmente objeto de una investigación independiente.

Voto de confianza y ‘Partygate’

La crisis en el Gobierno llega un mes después de que los ‘tories’ sometieran a Johnson a un voto de confianza. Aunque el mandatario contó con 211 votos de respaldo y mantuvo el cargo, 148 parlamentarios conservadores expresaron su desconfianza, lo que representa más del 40 % del grupo.

La moción de censura se materializó tras la publicación de un informe en el que se investigaron los pormenores del escándalo llamado ‘Partygate’, relacionado con la celebración de varias fiestas en la sede del jefe del Ejecutivo en el número 10 de Downing Street en medio del primer y segundo confinamiento nacional por la pandemia de covid-19. Los eventos se celebraron en un momento cuando las normas sanitarias prohibían las reuniones sociales en el país.

El veredicto de los británicos (según una encuesta)

Mientras, una encuesta publicada este 6 de julio por la empresa YouGov refleja que el último escándalo relacionado con Pincher hizo que el 69 % de los británicos quieran que Johnson dimita, la cifra más alta registrada desde enero, cuando el porcentaje se elevaba al 63 % en medio de la salida a la luz de los detalles del ‘Partygate’.

Además, el 54 % de los que votaron a favor de los ‘tories’ en las elecciones de 2019 también quieren ver al jefe del Ejecutivo fuera de Downing Street, siendo la primera vez que este índice es más alto que el porcentaje de votantes conservadores que siguen apoyando a Johnson (el 33 %). Este hecho destaca especialmente, ya que que en el sondeo de junio la mayoría de estos mostraron su apoyo al mandatario.

Ola de renuncias histórica

La decisión de Johnson se produce tras dos días en los que dimitieron más de 50 miembros del ejecutivo.

Los primeros fueron los ministros de Economía y de Salud, Rishi Sunak y Sajid Javid, quienes presentaron su renuncia el martes por el modo en el que Johnson gestionó las acusaciones de conducta sexual inapropiada contra el diputado conservador Chris Pincher.

Después le siguieron otros ministros, viceministros y otros cargos menores del gobierno.

El exministro de Economía, Rishi Sunak.

Y ocurre solo un mes después de que el primer ministro enfrentara una moción de censura en el Parlamento en la que 41% de los legisladores de su propio partido votaron contra él.

Aquel intento de destituirlo tuvo lugar después de que salieran a la luz pública fotos y pruebas de encuentros y celebraciones en la sede del gobierno mientras el resto del país se encontraba confinado por las restricciones impuestas por el propio ejecutivo de Johnson durante la pandemia.

Escándalo sexual

El pasado 30 de junio, el diario británico The Sun publicó que Pincher, entonces subjefe de la bancada del Partido Conservador en el Parlamento, había manoseado a dos hombres en un club privado en Londres..

Pincher, quien había sido nombrado en ese cargo por Johnson en febrero de este año en medio de una reorganización del Ejecutivo, renunció inmediatamente.

Luego la historia se enfocó en lo que Boris Johnson sabía sobre Pincher y desde cuándo lo sabía.

Durante días los ministros y el portavoz de Johnson insistieron en que el primer ministro no estaba al tanto de las acusaciones específicas contra Pincher cuando lo nombró vicejefe parlamentario.

Pero el lunes por la noche esa historia se derrumbó: la corresponsal política de la BBC Ione Wells reveló que, de hecho, Johnson había recibido una queja formal sobre «comportamiento inapropiado» de Pincher cuando este era Ministro de Estado para Europa y las Américas de la cancillería británica en 2019 y 2020.

El martes, Simon McDonald, exalto funcionario del Ministerio de Exteriores, aseguró, en una dramática intervención pública, que Johnson había sido informado en persona de la denuncia.

Downing Street indicó luego a los periodistas que, de hecho, Johnson lo sabía, pero lo había «olvidado».

El martes el primer ministro admitió que nombrar a Pincher había sido un «gran error».

¿Puede Johnson seguir hasta el otoño?

Chris Mason. Editor de Política

Lo hizo. Boris Johnson renunció.

Pero espera: seguirá siendo primer ministro, dice, hasta el otoño.

El puesto al que renuncia es el de líder del Partido Conservador. Ahora comenzará una competición para elegir un nuevo líder tory.

Cuando ese líder sea elegido, por los alrededor de 100.000 miembros del partido, Boris Johnson presentará su renuncia a la reina y esta convocará al nuevo dirigente para pedirle que reúna una mayoría en la Cámara de los Comunes y forme un nuevo gobierno.

Pero, ¿es sostenible que Johnson siga hasta el otoño? Sus partidarios argumentarán que esto ofrece cierta apariencia de continuidad y estabilidad, en un momento en que no hay mucho de ninguna de los dos.

Los críticos, como la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ya están argumentando que esto no es sostenible, dada la gran cantidad de vacantes en el gobierno.

Pero se nos viene otra incógnita: ¿quién debería ser el próximo primer ministro de Reino Unido?

La última controversia en torno a Johnson surgió la semana pasada, cuando trascendió que Chris Pincher, miembro del Partido Conservador en la Cámara de los Comunes y el segundo a cargo de la disciplina de la formación, acosó a dos hombres en un lugar público mientras estaba en estado de embriaguez. Como resultado, Pincher renunció a su puesto y fue suspendido del partido.

REFLEXION: EN POLITICA, NADIE ES INDISPENABLE

Boris Johnson: «Nadie es indispensable en la vida política»


NOTICIAS RTBBC MUNDO- EL DIA

La Vanguardia VIDEO- Chris Mason

BANDERA ESTAMOS TRABAJANDO PARA TI