Para todos los que han perdido un padre ejemplar, al que recuerdan y extrañan.

En memoria de mi Padre
Aunque mi Padre hoy está muerto, vive por siempre en mis memorias y habita en mis recuerdos.
Sus enseñanzas me ayudan a enfrentar la vida y su ejemplo me estimula a darles a mis hijos, lo que él no pudo darme a mí.
Gracias Padre por haber existido y por ser hoy la luz de mi vida.

Hoy recuerdo una persona que me quiso con un amor profundo y sincero y aunque no tuvo millones que regalarme, le agradezco por su herencia que fue su amor inmenso.

En el Día de los Padres, guardo el mejor de mis recuerdos de mi Papá. Vivo orgulloso de él por su ejemplo, su dedicación, por lo que me enseñó y aunque puso entregarme poco, sé que me dio todo lo que tenía.
¡Felicidades Padre!

Padre, dicen que solo se muere cuando se olvida y yo… NO TE OLVIDO.

Padre yo no te olvido

Mi Padre se fue, ya no está a mi lado; pero me dejó para siempre las cosas que me enseñó y los valores que me transmitió con su ejemplo.
Su amor sigue conmigo para siempre.

Mi Padre cuando estaba vivo fue mi héroe, mi protector, mi más valiente soldado.
Hoy no está aquí, pero me dejó su recuerdo, su ejemplo de eterno amor y desde el cielo sé que vela por mí.

Ahora que soy padre y me he tenido que sacrificar por mis hijos, comprendo lo que mi padre luchó por mí.
Comprendo porque vestía mal y no se daba ningún lujo.
Comprendo porque trabajaba sin parar.
Comprendo por qué insistía tanto en que estudiara, para que según decía: «tuviera un futuro mejor».


Todo eso es hoy una copia, de lo que por mis hijos tengo que hacer.
Te amo Padre y que Dios te tenga en la gloria, allá donde estés.

Padre hoy te extraño, te recuerdo, te echo de menos y ahora que no estás, es que comprendo, cuanto de verdad te quiero.

No pude estar presente cuando mi Padre murió, ni despedirme de él por última vez en vida.
Esa pena siempre la llevo conmigo, como llevo muy dentro el amor que me tenía.
Hoy Padre Querido te dedico mi pensamiento y en mis memorias vivirás para toda la vida.

Conservo de mi padre hermosos recuerdos, guardo en mi memoria los valores que me enseñó y no se me olvidan las tribulaciones que por mi pasó.
En este día puedo decir con orgullo, que tuve el mejor padre del mundo, al que le rindo homenaje hoy.
¡Gracias Padre, aquí se te recuerda y nunca se te olvida!

Padre aunque ya te fuiste nunca te olvido y un día como hoy te recuerdo y te rindo homenaje, porque por mucho que te quiera, sé que nunca podre pagarte ese cariño tan grande y el amor que sentiste por mí, padre mío.


norfipc
Miryam Gómez


BANDERA ESTAMOS TRABAJANDO PARA TI