Panorama

La corrupción, Líderes y algunos estilos de liderazgos en la región de las Américas,
en la que proliferan líderes autoritarios y populistas.

Corrupción: RD 30 de 100 escala donde cero es máxima corrupción

La situación de la lucha contra la corrupción en América Latina es “preocupante”, alertó en una entrevista con Efe la presidenta de TI, la argentina Delia Ferreira, quien denunció que hay una “clara tendencia” a “restringir el espacio de la sociedad civil” en una región en la que proliferan líderes autoritarios y populistas.

La forma de hacer política en la región está cambiando, sumándose a una tendencia global en la que líderes populistas y autoritarios están socavando las prácticas democráticas para debilitar el sistema “desde dentro”, argumenta el informe de TI.

Vinculo entre corrupción y salud democrática

TI subraya en el estudio el “vínculo entre corrupción y salud democrática” y lo corrobora con datos- la puntuación media de las consideradas “democracias plenas” es de 75 puntos, por los 49 de las “democracias imperfectas”, los 35 de los “regímenes híbridos” y los 30 que, en promedio, obtienen los sistemas “autocráticos”.

-El informe precisó que en 2018 la República Dominicana obtuvo un puntaje de 30, solo subiendo una calificación con respecto al 2017, cuando obtuvo 29. A pesar de haber subido un punto en relación al año anterior, sigue por debajo de la puntuación del 2015.


Transparencia Internacional califica los países utilizando una escala de 0 a 100, siendo 0 (cero) altamente corrupto y 100, transparencia elevada. (La clasificación se realiza por puntuación del 1 al 100, a mayor cantidad de puntos, menor corrupción.)

El informe publicado hoy por Transparencia Internacional (TI) muestra que República Dominicana se encuentra en el puesto 129 de 180 países en cuanto a corrupción y en lugar 24 de 32 en el continente americano.

Números y puestos

Uruguay y Chile son percibidos como los países latinoamericanos menos corruptos, mientras que en sus antípodas se encuentran Venezuela y Nicaragua, señaló este martes en un informe Transparencia Internacional (TI), que se dice “preocupada” por la involución en la región.

El Índice de Percepción de la Corrupción, que suspende el 67 % de los 183 países analizados, otorga 70 puntos a Uruguay (puesto 23) y 67 a Chile (puesto 27) sobre un máximo de cien, por los 18 y 25 de Venezuela (168) y Nicaragua (152). La tabla la lideran Dinamarca y Nueva Zelanda, con 88 y 87 enteros, y la cierran Somalia y Siria, con 10 y 13.

Entre medias, Costa Rica (56), Cuba (47), Argentina (40), Panamá (37), Colombia (36), Brasil, El Salvador y Perú (35), Ecuador (34), República Dominicana (30), Bolivia, Honduras y Paraguay (29), México (28) y Guatemala (27).

Más y menos

La clasificación se realiza por puntuación del 1 al 100, a mayor cantidad de puntos, menor corrupción. En el caso de República Dominicana, para el 2018, el país obtuvo 30 puntos, mientras que en el 2017 fueron 29. No obstante, en el 2016 y 2015, la puntuación fue de 31 y 33 respectivamente. Esto refleja que, a pesar de haber mejorado un punto durante un año, en realidad el país ha retrocedido en materia de corrupción en los últimos cuatro.

Transparencia Internacional urge a los países en el mundo y en especial al continente americano, que en promedio tiene una puntuación de 44 de 100, a adoptar medidas y fortalecer sus leyes e instituciones contra la corrupción.

Menos Corrupción. Entre los países de este continente con menor corrupción se encuentra Canadá (81) en primer lugar, Estados Unidos (71) en segundo y Uruguay (70) en tercero.

Más corruptos.-Los países con mayor corrupción son Nicaragua (25), Haití (20) y Venezuela (18).

Las tácticas de algunos líderes de Las Américas

Sin embargo, alerta diciendo que: “Desde el presidente Trump (EE. UU.) y el presidente Bolsonaro (Brasil) hasta el presidente Jimmy Morales (Guatemala) y el presidente Maduro (Venezuela), la región de las Américas está experimentando un aumento en algunos líderes y estilos de liderazgo que favorecen algunas de las siguientes tácticas:

– Socavamiento de los medios de comunicación libres e independientes, especialmente cuando la cobertura desafía los mensajes de los líderes.

– Silenciamiento y control de la sociedad civil y organizaciones internacionales.

– Aumento en la supresión de los votantes y la privación de derechos.

-Un aumento en el lenguaje anti-inmigrante, anti-LGBT, anti-indígena y racista.

– Aumento en las promesas públicas para enfoques simplistas y de “mano fuerte” para resolver problemas sociales profundos y complejos, incluida la corrupción.

-Interferencia o uso contundente de las instituciones nacionales para debilitar el sistema de controles y equilibrios y aumentar el poder ejecutivo.

Aumento de los conflictos de intereses e influencia privada”.

La organización dice que ahora más que nunca, ciudadanos y activistas junto a líderes con pensamiento reformador y progresista deben intensificar sus esfuerzos en defender legislaciones anticorrupción, vigilar los discursos políticos que de manera falsa atacan la corrupción, para luego debilitar la democracia e impulsar poderes autoritarios o individuos populistas al poder.

También señala que deben defender la libertad de expresión, los derechos civiles y cualquier intento de control de los medios de comunicación o grupos de la sociedad civil.

Fotografía regional

La fotografía regional comienza con el “gran problema” que supone Venezuela, un país en una “crisis humanitaria producida por la corrupción” y donde todas las instituciones han sido infiltradas por el estado, describió Ferreira.

El documento también incluye los nubarrones sobre Nicaragua, México y Guatemala, y el riesgo que supone que referentes regionales como Estados Unidos y Brasil encumbren a presidentes como Donald Trump y Jair Bolsonaro, así como los destellos de optimismo procedentes de Ecuador, El Salvador y Argentina.

En Nicaragua “el régimen ha cooptado totalmente” las instituciones, en Guatemala el gobierno ha transformado los organismos que ejercen de árbitro en “perritos falderos” que sólo atacan a los opositores, y en México la corrupción cabalga desatada por la infiltración del crimen organizado en la política.

Brasil, convaleciente aún de los casosLava jato” y Odebrecht, se encuentra en una situación “muy preocupante” por la llegada de Bolsonaro, cuyas primeras medidas han sido elevar los controles a las organizaciones no gubernamentales y debilitar la ley de acceso a la información pública, prosiguió Ferreira.

Argentina es uno de los países que mejora con respecto a la anterior edición -por su ley de acceso a la información pública, aunque la implementación sea deficiente-, como Ecuador y El Salvador, donde se han iniciado investigaciones judiciales por corrupción a antiguos altos cargos, incluido algún expresidente.

En la clasificación global. La corrupción en el mundo según Transparencia Internacional

.

En la clasificación global, tras Dinamarca y Nueva Zelanda, destacan Finlandia, Singapur, Suecia y Suiza, con 85 puntos cada uno, seguidos por Noruega (84), Holanda (82), Canadá y Luxemburgo (81), Alemania y Reino Unido (80).

El vagón de cola, junto a Somalia y Siria, está compuesto por países en guerra, estados fallidos y regímenes totalitarios- Sudán del Sur, con 13 puntos, Yemen y Corea del Norte (14), Sudán, Guinea Bissau, guinea Ecuatorial y Afganistán (16).

El informe destaca además la fuerte caída que ha experimentado Estados Unidos, que pierde cuatro puntos con respecto al informe previo, hasta los 71, (y cae hasta el puesto 22), un descenso notable en una clasificación de gran estabilidad que ha llevado a TI a denominar a la primera economía mundial “país en observación“.

España mantiene los 58 puntos del anterior informe y la posición 41, aunque queda claramente por debajo de la media europea (66), China se sitúa en la posición 87, con 39 puntos, y Rusia queda relegada a la 138, con 28.

Fuentes

Diario Libre

Noticias ENN

Euronews