Opinión por Orlando Jorge Mera

No al arrastre

Uno de los mayores logros que tiene la Constitución (2010, 2015) es el reconocimiento al ejercicio del sufragio, en su artículo 208, cuando dispone que el “voto es personal, libre, directo y secreto”. Hasta las elecciones de 2016, los dominicanos no podíamos ejercer el voto directo a nivel congresual, por el efecto del “arrastre” o “cascada”, que disponía que el voto por un diputado se sumaba al senador de ese mismo partido. En esencia, se votaba indirectamente por el senador, con lo cual se contradecía el texto constitucional.

Afortunadamente, la nueva Ley Orgánica Electoral No. 15-19, en su artículo 92, numeral 5, crea cuatro niveles de elecciones, separados e independientes, que son: presidencial, senatorial, de diputados y municipal, lo cual significa que por disposición legal quedó eliminado el sistema de “arrastre” en las votaciones de los diputados con respecto a los senadores.

En atención a lo anterior, el Partido Revolucionario Moderno (PRM) le ha solicitado a la Junta Central Electoral (JCE), en su calidad de órgano encargado de organizar y dirigir las elecciones, disponer la modificación de la boleta electoral a fin de que en las elecciones del tercer domingo de febrero del 2020 y las elecciones del tercer domingo de mayo de 2020, queden individualizados los cuatro niveles de elección creados por la ley: presidencial, senatorial, de diputados y municipal.

Esta nueva modalidad dispuesta por la ley había constituido un reclamo del PRM, así como de otras organizaciones políticas y gran parte de la población electoral del país por ser, este método, más acorde con las disposiciones constitucionales vigentes; más democrático y respetuoso de la voluntad de los votantes.

Si bien la JCE puede disponer la elaboración de las boletas una vez los partidos políticos hayan sometido las propuestas de sus candidatos, resulta de utilidad para las organizaciones políticas que la JCE asuma públicamente que de conformidad con la ley existirán boletas separadas para los niveles senatorial y de los diputados.

Con su capacidad reglamentaria, la JCE podrá definir y delimitar los artículos 92, 104 y 265 de la Ley 15-19, a partir de la separación de la boleta senatorial y la boleta de diputados, y así contribuir con que cada voto cuente, eliminando el voto indirecto, y acentuando el voto directo, consagrado constitucionalmente.

Tal como advierte el Diccionario Electoral (IIDH, Capel 2018), “los sistemas electorales están llamados a producir la mejor representación posible de las posiciones políticas de la comunidad” (p. 1173). La eliminación del arrastre, que tanto daño le ha hecho a la democracia dominicana, es sin dudas, un paso de avance importante de cara a la renovación y regeneración de la democracia.


BANDERA ESTAMOS TRABAJANDO PARA TI