Guido Gómez Mazara, dirigente @PRM_Oficial

@ggomezmazara advierte la gente votó por @PRM_Oficial para combatir corrupción, desigualdad, reparto y degradación instituciones

Gómez Mazara lamentó que en las tareas pendientes respecto a impulsar los cambios prometidos y esperados en la sociedad, seguirán resistiéndose sectores y franjas que no entienden las nuevas reglas y el deseo de transformación institucional.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La ciudadanía votó por el PRM y desplazó del poder al PLD para combatir la corrupción, superar la desigualdad y el reparto y degradación de las instituciones, afirmó el doctor Guido Gómez Mazara, dirigente perremeísta.

Al mismo tiempo advirtió que existe una élite en los partidos que es contraria a esos cambios que necesita y reclama la República Dominicana.

Guido Gómez Mazara sostuvo que una de las grandes fatalidades que caracterizan el comportamiento de las élites partidarias en el país consiste en su resistencia a los cambios experimentados en la sociedad.

“Y, y peor aún, obstruir avances institucionales logrados como resultado de procesos encabezados por la ciudadanía que intentan colocar al país en los rieles del siglo 21”, precisó.

Para  el abogado y profesor universitario, los resultados electorales municipales, congresionales y presidenciales del año 2020, fueron la expresión democrática de una voluntad política que encontró un  partido con las potencialidades necesarias para desplazar del poder 16 años de ejercicio gubernamental.

Gómez Mazara lamentó que en las tareas pendientes respecto a impulsar los cambios prometidos y esperados en la sociedad, seguirán resistiéndose sectores y franjas que no entienden las nuevas reglas y el deseo de transformación institucional.

Dijo que un alto porcentaje de los votos emitidos a favor del cambio, anhelan que esa mayoría sirva de motor en las transformaciones institucionales y conducta política que, distorisonada en la práctica por  sectores desplazados del poder, desean dejar atrás la corrupción, desigualdad, el reparto y degradación de las instituciones.  

Señaló que el interés de resistirse a los cambios se pone de manifiesto en ámbitos de la esfera pública donde el sentido de los tradicionales pactos partidarios intentó una legislación fronteriza del tamaño y acomodo de agendas empresariales.

Expresó que desde el discurso público, una parte del liderazgo del sector privado postula transparencia, pero entra en complicidades con exponentes de la “fauna política” en la preservación de ventajas que no guardan relación ni proporción con los deseos de adecentamiento de la vida pública.

Sostuvo que las razones que condujeron al desplazamiento del PLD del poder deben ser defendidas, más allá de su militancia en el PRM, pero la actuación del partido gobernante debe reflejar el elemental sentido de prudencia y madurez.

Refirió que hay temas que, abordados a destiempo, generan ruidos innecesarios, desvían el foco de actuación del gobierno, intraquilizan la dirección media y la base de la organización con deseos de ingresar al tren gubernamental y reviven “la cultura de la zalamería” frente al poder. 

El dirigente perremeísta estableció que los forcejeos tendentes a seleccionar la Cámara de Cuentas pone en contexto las dificultades que exhiben algunos actores políticos que, desconociendo la importancia estratégica de esa institución en la lucha contra la corrupción, intentaron hacer de los nuevos miembros del órgano constitucional una apuesta a la distribución de cuotas.

Consideró que ese intento de reparto en la Cámara de Cuentas tenía el interés de deslucir la verdad respecto de auditorias maquilladas y adulteración de la correcta administración contable de los fondos públicos.Gómez Mazara lamentó que en las tareas pendientes respecto a impulsar los cambios prometidos y esperados en la sociedad, seguirán resistiéndose sectores y franjas que no entienden las nuevas reglas y el deseo de transformación institucional.

Fuente: Acento

BANDERA