Para los niños y niñas en edad escolar y adolescentes, una alimentación saludable es esencial para crecer, desarrollarse y estar sanos.

Pero, en todo el mundo, 149 millones de niños menores de cinco años son demasiado pequeños para su edad. Cuarenta millones tienen sobrepeso. Muchos millones presentan carencias de nutrientes esenciales.

De todos esos niños, muchos arrastran sus problemas nutricionales hasta la edad escolar, lo que afecta negativamente a su capacidad de aprendizaje y a su desarrollo general.

Abordar la malnutrición es fundamental para mejorar el desarrollo y el bienestar individuales, promover el desarrollo económico y social general de las familias y las comunidades y garantizar el derecho de las personas vulnerables a una alimentación adecuada.

Asimismo, los problemas medioambientales y socioeconómicos que afectan actualmente a todas las partes del mundo amenazan la propia existencia de las generaciones futuras y no se pueden pasar por alto ni disociar de los esfuerzos por combatir la malnutrición.

Acceso para todos

El derecho a una alimentación adecuada solo se cumple cuando todas las personas, solas o en comunidad con otras, tienen acceso físico y económico en todo momento a una alimentación adecuada o a los medios para procurársela.

Echemos un vistazo a los medios para mejorar la nutrición y promover prácticas alimentarias más sostenibles para los escolares y adolescentes y veamos qué están haciendo la FAO y sus asociados para apoyar dichos medios en todo el mundo.


Alimentos y hábitos saludables en el aula y fuera de ella

Para que se adquieran hábitos alimentarios saludables a largo plazo no solo es necesario disponer de acceso a alimentos nutritivos y estar expuesto a los mismos con regularidad, sino también recibir una influencia positiva de cuidadores e iguales, desarrollar las competencias y tener motivación. ¡Y es aquí donde entran en juego las escuelas!

Determinados momentos dentro y fuera del aula pueden convertirse en oportunidades para que los niños y adolescentes aprendan cómo funcionan los sistemas alimentarios y cómo hacer cambios y desarrollar competencias para mejorar aspectos de su propia dieta.

Esencial, y complementario de lo anterior, es qué alimentos están disponibles en las escuelas y su entorno, ya que a menudo tienen mucho que ver con la alimentación diaria de los niños y sus necesidades de nutrientes.

En el aula

En paralelo a las lecciones prácticas y positivas sobre alimentación, los maestros y el personal no docente de las escuelas pueden ser importantes modelos a imitar. Incluso la propia conducta y las creencias que tenga el personal con respecto a los alimentos pueden marcar un cambio.ESCUCHAR AHORA.

El Director de la escuela habla sobre el modo en que la educación alimentaria repercute en las vidas de los niños.

En el comedor escolar

Son muchas las formas en que los programas de comidas escolares pueden apoyar dietas de mayor calidad y que gusten a los escolares, además de prácticas más sostenibles por parte de quienes producen, elaboran y preparan los alimentos. Esas formas van desde garantizar que las comidas proporcionadas sean acordes con lo que se enseña en el aula o planificar menús que fomenten la adquisición de productos agrícolas nutritivos para cuyo cultivo no se requieran muchos insumos hasta crear empleos y programas de capacitación a largo plazo para elaboradores, cocineros, evaluadores, etc.ESCUCHAR AHORA.

Una madre habla sobre el tipo de educación alimentaria que le gustaría que sus hijos recibieran en la escuela.

En el huerto escolar

Cuando se emplean como laboratorios de aprendizaje, los huertos escolares pueden favorecer la comprensión de las conexiones existentes entre los alimentos, la salud personal y comunitaria y el mundo natural.ESCUCHAR AHORA.

Una maestra habla sobre los beneficios de usar los huertos escolares como medio de aprendizaje.

En los medios de comunicación

Conforme han ido evolucionando las redes sociales, también lo han hecho las formas de publicidad de los alimentos, que dependen cada vez más de jóvenes influenciadores, anuncios en aplicaciones, vídeos breves, etc.ESCUCHAR AHORA.

Una adolescente habla sobre el modo en que los anuncios de alimentos afectan a sus decisiones y las de otros niños.

La educación es la clave

La educación en materia alimentaria, unida a un entorno alimentario saludable, fomenta hábitos saludables en niños y adolescentes.


¿Qué hace la FAO para apoyar la educación alimentaria y una alimentación nutritiva en las escuelas?

En respuesta al llamamiento internacional para mejorar la nutrición y los sistemas alimentarios, la FAO creó un marco de actuación por medio de políticas y programas escolares.

La FAO tiene como objetivo ayudar a los países no solo a garantizar que los niños que van a la escuela consuman alimentos adecuados, nutritivos, diversos, inocuos y gratos para mejorar el aprendizaje, sino también fomentar unos hábitos alimentarios duraderos, saludables y más sostenibles que se extiendan a sus familias.

El Marco de la FAO para la alimentación y la nutrición escolar se centra en los aspectos siguientes:

Promover un entorno alimentario y una alimentación escolar saludables

El entorno alimentario escolar incluye todos los espacios dentro de las escuelas y en los alrededores donde se encuentran, se compran o se consumen alimentos (por ejemplo, comidas escolares, pequeñas tiendas, quioscos, comedores, vendedores de alimentos, máquinas expendedoras, etc.), así como la información, la promoción y los precios de dichos alimentos. El entorno alimentario determina el grado en que esos alimentos están disponibles, son asequibles y convenientes y resultan deseables para la comunidad escolar.

Estimular la compra y cadenas de valor inclusivas para los alimentos escolares

Integrar una educación alimentaria eficaz en todo el sistema escolar

Crear un entorno político, jurídico, financiero e institucional propicio

Una educación alimentaria efectiva: ¿que se necesita para lograr un cambio?


Colaboración con el PMA y el UNICEF para mejorar la alimentación y nutrición escolar en todo el mundo

La asociaciones son fundamentales para alcanzar los objetivos comunes y potenciar la repercusión de la labor conjunta. La FAO colabora constante y estrechamente con otras entidades y con organismos afines de las Naciones Unidas para poner en práctica sus programas.

Con el apoyo del Ministerio de Alimentación y Agricultura alemán, mantiene una asociación con el PMA para ayudar a los países a definir unos criterios mínimos con respecto a la calidad y el valor nutricional de las comidas escolares y otros alimentos disponibles en las escuelas.

La FAO y el UNICEF colaboran con el fin de desarrollar las capacidades de diferentes países para diseñar programas de educación alimentaria que sean provechosos, pertinentes para los complejos desafíos actuales para el desarrollo y de gran impacto.


Cierre de las escuelas: Efectos de la pandemia de la COVID-19 en la alimentación y la nutrición

Durante el momento álgido del cierre de las escuelas en 2020, más de 350 millones de niños de 199 países se vieron privados de las comidas en la escuela a causa de las medidas de respuesta a la pandemia. En la actualidad, más de 150 millones de niños siguen sin acudir a la escuela y no se benefician con regularidad de las comidas escolares y otros servicios de nutrición.

Véase el MAPA DE SEGUIMIENTO GLOBAL DE LAS COMIDAS ESCOLARES DURANTE LOS CIERRES DE ESCUELAS POR LA COVID-19 (disponible en inglés únicamente)

Con el objeto de mitigar los efectos en los escolares, la FAO, el PMA y el UNICEF han proporcionado a los responsables gubernamentales de la toma de decisiones, a los administradores y el personal de las escuelas y a los asociados orientación y asistencia para ayudar a proteger la seguridad alimentaria y la nutrición de los escolares durante la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19).

Algunas recomendaciones son las siguientes:

  • Distribuir comidas nutritivas o canastas de alimentos (con alimentos de gran valor nutritivo como legumbres, leche, huevos, fruta y verdura) con regularidad.
  • Reforzar los planes de aprendizaje en materia alimentaria y nutricional (de forma presencial, virtual o mixta), dirigidos tanto a los alumnos como a las familias, centrando la atención en las conductas alimentarias saludables y en mejorar la dieta de los hogares.
  • Garantizar espacios seguros cuando los niños estén comiendo o para la distribución de las canastas de alimentos.
  • Aprovechar las estructuras de redes de seguridad existentes, incluidos los programas de protección social y los bancos de alimentos para ayudar a los escolares vulnerables.
  • Crear planes de contingencia para los cierres imprevistos y para la reapertura de las escuelas en condiciones de seguridad.


Participemos

¿Qué podemos hacer para garantizar una nutrición adecuada para los escolares? Haga clic en cada grupo para saber qué puede aportar cada uno.

Niños

Puedo:

  • hacer propuestas sencillas y recoger firmas en mi escuela para que las comidas sean más sabrosas y nutritivas;
  • hablar más acerca de los alimentos y su historia en la escuela y en casa;
  • ser más crítico con la publicidad de los alimentos y con el grado en que va dirigida a mí;
  • interesarme por cultivar alimentos y hacer que otros se interesen.

Maestros y personal de las escuelas

Puedo:

  • inscribirme en cursos de capacitación sobre educación alimentaria;
  • compartir con otros maestros actividades eficaces de educación alimentaria.
  • abogar ante las autoridades educativas locales por la necesidad de mejorar la educación alimentaria en las escuelas;
  • emplear las horas de comida en la escuela como oportunidades de aprendizaje.

Cuidadores

Puedo:

  • aprovechar las oportunidades del día a día para para fomentar una alimentación más saludable en mi hogar;
  • convertir el cocinar y preparar los alimentos en una actividad lúdica y participativa;
  • ofrecerme de voluntario en la escuela para promover un entorno alimentario más saludable.

Instituciones

Podemos:

  • formular y propugnar políticas para mejorar el entorno alimentario en las escuelas;
  • evaluar qué comen los niños para saber qué mejoras es necesario introducir;
  • analizar el contenido de las comidas escolares y, si es necesario, definir nuevos criterios de nutrición;
  • evaluar la aplicación de las políticas escolares y de nutrición.


¿Desea más información?

Para saber más sobre cómo conseguir que niños y adolescentes adopten hábitos alimentarios saludables y sostenibles.


@FaoDominicana


BANDERA