Elizabeth Mateo, Secretaria Nacional Comunicaciones @prm_oficial y Directora de comunicaciones de la ciudad de Santo Domingo @alcaldiaDN

Un paso a la política para generar un verdadero cambio. Estos 100 días de gobierno que se aproximan para mi tienen un significado de años de lucha social, sacrificio personal y familiar y me reafirman la sabia decisión de haber dado un paso a la política eligiendo al Partido Revolucionario Moderno PRM como mi casa política para generar el cambio.

La nueva historia comenzó a escribirse en el momento en que cada una de las dominicanas y dominicanos creyeron que un cambio era posible. Comenzó en las calles, en las plazas, en nuestros hogares, en el corazón de un pueblo que cree en una República Dominicana de bienestar para todas y todos.

El cambio, abrió una nueva era para sanar la democracia. Más allá de la crisis mundial a raíz de la pandemia, el gobierno del PRM está demostrando que nuestro país tiene el potencial para superar los desafíos globales y convertirnos en una nación próspera. Creemos en la gente, creemos que todos juntos, con la confianza que nos ha brindado la nación, haremos del país uno de los lugares más humanos para vivir.

Nuestro presidente Luis Abinader está gobernando con sentido humano. Sobre todo, con la más noble causa de avanzar hacia el bien social. En los 100 días de gobierno el cambio lo estamos viendo, lo estamos viviendo. En la salud, en la educación, en el rostro de esperanza de la gente.

El PRM es el reflejo del nuevo comienzo. Uno mejor para todas y para todos. Juntos seguiremos trabajando por una democracia más fuerte. Cuando decidí hace unos años pasar de la lucha social hacia la política partidaria lo hice esperando ese momento de incidir en la toma de decisiones, en aplicar todos esos sueños que tuvimos cientos de jóvenes que salimos a protestar a las calles en contra de la corrupción, el cumplimiento de la ley, un sistema educativo de calidad, políticas ambientales transversales y el reconocimiento de la participación de las mujeres en los gabinetes políticos de los partidos y de los gobiernos.

Cuando mire hacia atrás, hacia todas esas horas en el quehacer político, hacia los momentos que le estoy quitando a mis hijos a quienes les pido perdón de antemano, quiero saber que todo ha valido la pena y que lograremos esos cambios que nos propusimos, confío en este momento histórico, en mi partido y en mi gente.

El cambio llegó. El cambio continúa.

Elizabeth Mateo

BANDERA