Sala Capitular de Santo Domingo Norte

SANTO DOMINGO. – La Sala Capitular de Santo Domingo Norte aprobó la resolución 23-21 en la que declara este lunes cinco y martes seis de abril como días de duelo municipal por la muerte de la pareja de jóvenes predicadores a manos de agentes de la Policía Nacional en Villa Altagracia, Elisa Muñoz y Joel Díaz, quienes residían en el sector Cuesta Linda de Sabana Perdida.

La resolución de los regidores fue aprobada en una sesión extraordinaria celebrada el pasado viernes de manera virtual, y contó con el voto favorable de los 17 ediles que integran la Sala Capitular del ayuntamiento de esa demarcación, señala un comunicado de la Alcaldía.

Se designó una comisión de regidores para visitar a los familiares de los jóvenes y se le solicitó al director regional de la Policía Nacional, José Santana Morillo, colocar la bandera a media asta en todos los destacamentos del municipio, igual que se hará en las dependencias del gobierno local, como una muestra del cumplimiento de la resolución que declara dos días de duelo municipal.

En nombre del Concejo de Regidores su presidente Desiderio Muñoz, condenó el hecho en el que perdieron la vida la joven pareja, la cual resaltó se dedicaba a llevar la palabra de Dios en el municipio y fuera, y que desafortunadamente murieron por la falta de tacto policial.

Tras dar el pésame a los familiares de Joel y Elisa en la funeraria Blandino de la avenida Sabana Larga, donde fueron expuestos los restos de la pareja, el alcalde Carlos Guzmán, abogó por una Policía Nacional depurada, y pidió que se eduque de manera permanente a quiénes se eligen para entrar a las instituciones, ya que todo el mundo no está capacitado para administrar, y menos para portar un arma.

Guzmán manifestó su pesar por lo sucedido y enfatizó que la tragedia no debe repetirse en ningún lado del país, y dijo además que quienes sean los responsables deben pagar de la manera que corresponde por el hecho doloroso que han causado no solo a las familias, sino a todo el país, que se ha sentido consternado por la trágica noticia.

La muerte de los pastores ocurrió la noche del pasado martes cuando regresaban de una vigilia en una comunidad de Villa Altagracia y fueron interceptados por una patrulla policial que sin mediar palabras disparó más de 20 veces al vehículo que se desplazaban, dejando además dos personas heridas.


Fuente: El Nuevo Diario

BANDERA