Héctor Valdez Albizu, Gobernador del Banco Central de la República Dominicana 2004-2024

Comportamientodelaeconomiadominicanajulio2021

• En el mes de julio de 2021 el IMAE registró un crecimiento interanual de 12.1 %.
• Tomando como referencia el período prepandemia de enero-julio de 2019, la variación promedio acumulada sería de 3.5 % para los primeros siete meses de 2021.
• La proyección del PIB para el año 2021 apunta a un ritmo de expansión interanual de dos dígitos, es decir 10 % o más.
• PIB nominal se ubicaría en US$91,561.3 millones en este mismo año 2021 según las cifras recientemente actualizadas del marco macroeconómico.
• Las tasas de interés se encuentran en niveles históricamente bajos, al observarse una disminución en torno a 400 puntos básicos de la tasa de interés activa promedio de la banca múltiple.
• Las exportaciones totales acumularon US$7,039.9 millones en enero-julio de 2021.
• Las importaciones aumentaron 68.3 % en julio, en línea con la acelerada recuperación de la demanda interna.
• Las reservas internacionales alcanzaron un máximo histórico de US$13,060.3 millones al cierre de agosto de 2021, equivalentes a 7.5 meses de importaciones y 14.3 % del PIB.
• Al 31 de agosto el peso dominicano exhibe una apreciación de 2.2 %, contrario a lo observado con las monedas de la mayoría de países de Latinoamérica.

Santo Domingo. República Dominicana.- El Banco Central de la República Dominicana, en interés de mantener debidamente edificados a los agentes económicos y al público en general, como parte de su compromiso con la transparencia y la divulgación oportuna de datos, informa sobre los resultados preliminares del comportamiento de la actividad económica al mes de julio del año 2021.

Las últimas cifras disponibles del indicador mensual de actividad económica (IMAE) muestran un crecimiento interanual de 12.1 % para el mes de julio de 2021, y una variación promedio acumulada de 13.1 % para los primeros siete meses del presente año.

Tal como se ha expuesto en publicaciones anteriores relacionadas al desempeño de la economía, para aislar el efecto estadístico en la base de comparación del año anterior, se compara el IMAE de enero-julio de 2021 respecto al mismo período de 2019 (prepandémico), lo que arroja un aumento de 3.5 %. Estos resultados reflejan que se ha verificado una reactivación económica en la que el PIB en términos reales ha superado el nivel previo a la crisis sanitaria.

Resulta importante señalar que el comportamiento en los primeros siete meses del año ha permitido una revisión al alza de las proyecciones del producto interno bruto (PIB), las cuales apuntan a que 2021 cerraría a un ritmo de expansión interanual de dos dígitos, es decir 10 % o más, colocando a la República Dominicana como uno de los pocos países de América Latina que lograría revertir totalmente la contracción de la actividad económica de 2020 en tan solo doce meses. Este desempeño es una muestra fehaciente de la resiliencia de la economía dominicana, demostrando una vez más que sabe levantarse de los períodos de crisis para retomar su posición de liderazgo regional en términos de crecimiento.

Otro aspecto relevante es que el PIB nominal se ubicaría en US$ 91,561.3 millones al cierre de 2021 según las cifras recientemente actualizadas del marco macroeconómico consensuado entre el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, el Ministerio de Hacienda y el Banco Central de la República Dominicana. Cabe destacar que este resultado más que compensaría la disminución experimentada en 2020 en apenas un año y superaría en US$ 2,655.2 millones su nivel prepandemia de 2019. Esta mejoría contribuiría a una reducción del indicador del nivel de deuda como proporción al PIB. Adicionalmente, la República Dominicana será uno de los primeros países en recuperar su ingreso per cápita en la región, tal y como señalara el Fondo Monetario Internacional (FMI). .

Al analizar el detalle del comportamiento del crecimiento económico en enero-julio 2021, se verifica que las actividades que registraron las expansiones interanuales más significativas respecto al año 2020 fueron: construcción (36.5 %), manufactura de zonas francas (28.6 %), hoteles, bares y restaurantes (22.0 %), transporte y almacenamiento (14.2 %), manufactura local (12.9 %), comercio (11.1 %) y explotación de minas y canteras (9.8 %), entre otras.

El incremento de 36.5 % de la actividad construcción está asociado principalmente a la ejecución de proyectos de inversión privada en unidades habitacionales de mediano y bajo costo y de alojamiento turístico, así como a la continuidad en las obras de rehabilitación y mantenimiento de la infraestructura vial. Este dinamismo se evidencia en mayores volúmenes de ventas de los principales insumos de la construcción, tales como el cemento y las estructuras metálicas para satisfacer la demanda generada a partir de los referidos proyectos. Además, cabe destacar que esta actividad ha sido una de las principales beneficiarias de las facilidades de liquidez puestas a disposición por la Junta Monetaria dirigidas a los sectores productivos y a los hogares, en el marco de la pandemia del COVID-19.

El comercio registra una expansión interanual de 11.1 % en su valor agregado real durante los primeros siete meses de 2021, cónsono con el crecimiento de la producción local de bienes agropecuarios y manufacturados y del volumen de las importaciones comercializables. De igual forma, durante este período se observó un aumento de 16.2 % en las ventas nominales de las principales cadenas comerciales y tiendas por departamentos del país.

La actividad manufacturera continúa demostrando un notable desempeño en términos de valor agregado. Particularmente, las zonas francas han contribuido de forma importante a la reactivación de la actividad económica, registrando un incremento interanual de 28.6 % durante enero-julio de 2021, reflejado en los niveles de exportaciones las cuales acumularon la cifra de US$4,079.6 millones en dichos meses, siendo superiores en US$912.2 millones (28.8 %) respecto al mismo período de 2020. Asimismo, la manufactura local exhibe una variación promedio de 12.9 %, explicada principalmente por la fabricación de productos de la refinación de petróleo, de sustancias y productos químicos, elaboración de bebidas y productos de tabaco, así como de insumos directos de la construcción.

En cuanto a la actividad hoteles, bares y restaurantes, la cual registró una expansión interanual de 22.0 % en los primeros siete meses del 2021 en términos de valor agregado real, la misma ha respondido de manera muy positiva al amplio conjunto de medidas implementadas por el presidente Luis Abinader y el Gabinete de Turismo en estrecha colaboración con el sector privado. Asimismo, han contribuido los planes promocionales de la República Dominicana como un destino turístico seguro y atractivo para recreación e inversión.

Este favorable desempeño del sector se sustenta en el incremento sostenido en la llegada de pasajeros no residentes al país, acumulando a julio un total de 2,461,630 turistas, para un crecimiento interanual de 61.0 % equivalente a 932,376 viajeros no residentes adicionales. Particularmente, la cantidad de visitantes no residentes recibidos en el mes de julio de 2021 representa un 95.4 % del total de julio 2019, siendo este último un período regular sin pandemia.

Como resultado de las medidas expansivas, las condiciones monetarias han permanecido favorables durante el año 2021, reflejadas en niveles históricamente bajos de tasas de interés, al observarse una disminución en torno a 400 puntos básicos de la tasa activa promedio de la banca múltiple, al bajar de 13.28 % anual en marzo de 2020 a 9.31 % anual en julio de 2021. Asimismo, el crédito al sector privado en moneda nacional ha mantenido su dinamismo, creciendo por encima de 9.0 % en términos interanuales al cierre de julio, uno de los más altos de América Latina y significativamente superior al promedio regional de los préstamos privados de aproximadamente 3.0 %.

Con respecto a los precios, durante este año la inflación ha estado impactada por incrementos transitorios en el costo de los commodities, aumento de los fletes globales y distorsiones en las cadenas de suministro. No obstante, recientemente se ha observado una moderación en los precios internacionales del petróleo y de algunos bienes agrícolas desde los máximos alcanzados en mayo de 2021, en la medida en que su producción se ha ido normalizando.

Estas menores presiones externas se han reflejado en una moderación en la inflación interanual, al pasar de 10.48 % en mayo a 7.88 % en julio. Hacia adelante, el sistema de pronósticos del Banco Central indica que la inflación continuaría su proceso de convergencia gradual al rango meta de 4.0 % ± 1.0 %, durante el horizonte de política monetaria.

Un aspecto importante es que, a pesar de los choques exógenos, las expectativas de inflación se mantienen ancladas a la meta, permitiendo al Banco Central manejar niveles de liquidez consistentes con la recuperación económica y adoptar las medidas necesarias para preservar la estabilidad de precios en un contexto de fuertes fundamentos macroeconómicos.

Sector externo
Durante enero-julio de 2021 el sector externo continúa mostrando un excelente desempeño. Las exportaciones totales de bienes alcanzaron US$7,039.9 millones, las cuales aumentaron en 24.9 % con respecto a igual periodo de 2021. De manera particular se destaca el dinamismo de las de zonas francas que ascendieron a US$4,079.6 para un crecimiento interanual de 28.8 %. Puntualmente, en el mes de julio de 2021 las exportaciones nacionales y de zonas francas muestran variaciones interanuales de 26.2 % y 12.4 %, respectivamente.

En cuanto a la recepción de las remesas, en el mes de julio de 2021 ingresaron US$896.4 millones. Al comparar este monto con julio de 2019, año previo a la pandemia, se registró una expansión de 40.0 %, unos US$256.1 millones adicionales. Con respecto al año anterior, las mismas exhiben una variación de 8.3 %, equivalente a US$68.7 millones. De manera acumulada, entre enero y julio de 2021, las remesas se ubican en US$6,159.5 millones, superiores en US$1,856.9 millones al mismo período de 2020, lo que corresponde a un incremento interanual de 43.2 %.

En cuanto a las importaciones totales, las mismas aumentaron 68.3 % en julio, dentro de las que se destacan las no petroleras, las cuales se expandieron en 49.6 % en dicho mes, en línea con la acelerada recuperación de la demanda interna.

Asimismo, los niveles de reservas internacionales alcanzaron un máximo histórico de US$ 13,060.3 millones al cierre de agosto, influenciados por el mayor flujo de divisas y la nueva asignación de derechos especiales de giro (DEG) por parte del FMI, equivalentes a unos US$649.05 millones. Este monto de reservas internacionales es equivalente a 7.5 meses de importaciones y 14.3 % del PIB, superando las métricas de tres meses de importaciones y 10 % del PIB establecidas por el FMI.

La posición fuerte de reservas y la mejoría en el flujo de divisas han contribuido a mantener la estabilidad relativa del tipo de cambio, reflejada en una ausencia de presiones cambiarias durante el presente año, de tal manera que al 31 de agosto el peso dominicano exhibe una apreciación de 2.2 %, contrario a lo observado en las monedas de la mayoría de países de Latinoamérica.

Sistema financiero
Al 31 de julio de 2021, de acuerdo a la Superintendencia de Bancos, las entidades de intermediación del sistema financiero consolidado registraron activos superiores en un 17.7 % en comparación con lo presentado en igual mes del año 2020, mientras que los pasivos totales crecieron un 17.8 %. Asimismo, dichas entidades se fortalecieron patrimonialmente.

En este sentido, al cierre de julio de 2021, las utilidades del ejercicio antes de impuestos sobre la renta ascendieron a RD$33,805.6 millones, para una rentabilidad sobre el patrimonio (ROE) de 21.3 % y sobre activos promedio (ROA) de 2.3 %. La morosidad de la cartera de créditos del sistema financiero consolidado fue de 1.6 %, con provisiones que otorgan una cobertura a su cartera vencida de 296.0 %, lo que evidencia un bajo nivel de riesgo de su cartera de créditos, al presentar RD$2.96 de reservas por cada unidad de RD$ de cartera vencida, es decir dos veces más que el mínimo requerido por la autoridad monetaria y financiera.

La mayor capitalización y generación de beneficios ha incidido en que las entidades hayan conservado su posición de solvencia, lo que les permite cumplir con los requerimientos regulatorios a niveles que duplican el coeficiente mínimo de 10 % requerido por las disposiciones legales vigentes. A mayo de 2021, última información disponible de la Superintendencia de Bancos, el coeficiente de solvencia del sistema bancario se ubica en 21.5 %, reflejando un sobrante de capital que le permitiría cubrir los riesgos propios del sistema bancario nacional. En adición, el coeficiente de liquidez fue de 20.7 %, considerado suficiente para cubrir los requerimientos de encaje legal, afrontar las obligaciones con relación a los depósitos y satisfacer la demanda de créditos de los hogares y los sectores productivos de la economía.

En cuanto a la banca múltiple se refiere, la cual representa el 88.1 % del sistema bancario nacional, presentó una solvencia de 19.1 % (mayo de 2021), muy superior al mínimo requerido de 10 %, un ratio de liquidez de 22.0 % (fondos disponibles sobre las captaciones totales), la rentabilidad sobre el patrimonio ascendió a 23.5 %, y sobre sus activos a 2.3 %. Asimismo, la morosidad de su cartera de créditos fue de 1.6 %, con provisiones que representan una cobertura de su cartera vencida de 315.0 %, lo que evidencia que el sistema continúa estable, dado sus niveles de solvencia, liquidez y rentabilidad, así como el bajo nivel de riesgo de su cartera de créditos y adecuados niveles de capitalización.

Es importante destacar que la reactivación de la actividad económica y los esfuerzos recaudatorios de la Dirección General de Impuestos Internos y la Dirección General de Aduanas se han visto reflejados en el dinamismo de los ingresos fiscales. En efecto, las recaudaciones tributarias registraron un incremento interanual de aproximadamente 43 % en enero-julio de 2021, superiores en unos RD$107 mil millones a lo previsto en el presupuesto nacional para este período. Asimismo, de continuar aumentando el gasto de capital durante el resto del año, esto contribuirá a las perspectivas favorables de crecimiento económico para el 2021.

Dada la recuperación de la economía más rápido de lo previsto, se ha actualizado al alza la proyección de crecimiento para este año a dos dígitos, es decir que la expansión del PIB en 2021 sería de 10 % o mayor. Esto se ha logrado en un contexto en que los programas de apoyo a las empresas y hogares implementados en el ámbito monetario y fiscal han promovido un clima favorable de impulso a la demanda interna a través de un mayor consumo e inversión. Además, ha contribuido de manera importante el avance del plan de vacunación contra el COVID-19 ejecutado por el Gabinete de Salud y su equipo dirigido por la vicepresidenta de la República, Raquel Peña, cuya extraordinaria labor gerencial ha permitido que República Dominicana alcance una de las tasas de vacunación más altas de la región, al inocular a más del 67 % de la población adulta con una dosis y superando el 55 % con dos dosis.

Finalmente, se reitera el compromiso del Banco Central de la República Dominicana de continuar realizando sus mayores esfuerzos para ofrecer certidumbre a los agentes privados en un ambiente de fuertes fundamentos, encontrándose preparado para adoptar las medidas necesarias ante factores que puedan poner en riesgo el objetivo de inflación y afectar la estabilidad macroeconómica.

BancoCentralRD

BANDERA