Ministerio de Medio Ambiente

Santo Domingo. – “Desde que sintió que estaba en el agua comenzó a moverse rápido y en círculo, no paraba de vocalizar los sonidos de comunicación (propios de estas especies), estaba hablando con su madre, luego arrancó en una dirección hasta que fue perdida de vista”, así narró Rita Sellares, directora ejecutiva de la Fundación Dominicana de Estudios Marinos (Fundamar) el momento en que la bebé manatí rescatada en la playa de La Ciénaga, provincia Barahora, fue reunida con su madre este fin de semana.

La ubicación de la madre fue posible gracias a un monitoreo a través de dron realizado por técnicos de FUNDEMAR, quienes se trasladaron a la playa del rescate y se mantuvieron en la zona.

Con esta supervisión se pudo comprobar que la madre del ejemplar nunca se movió de la playa de donde se alejó de su cría lo que permitió que la bebé manatí se reencontrara con ella desde que fue reintroducida nuevamente al agua.

Las labores de rescate y reintroducción a su hábitat se realizaron bajo la coordinación del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

La cría fue rescatada por jóvenes del municipio de La Ciénaga, momentos en que se encontraba a orilla de la playa, quienes asumieron que el mamífero podía estar herida o perdida y necesitaba ayuda.

Luego de ser sacada de las aguas la bebé manatí fue colocada en una piscina por autoridades de la Dirección Provincial de Medio Ambiente de esta provincia hasta ser trasladada al Acuario Nacional donde fue hidratada y se le realizaron las revisiones correspondientes para verificar su buen estado físico.

Los trabajos de reencuentro de la manatí con su madre estuvieron a cargo del Viceministerio de Recursos Costeros y Marinos que dirige, José Ramón Reyes, quien coordinó los procedimientos con el personal del Acuario Nacional, Fundación Dominicana de Estudios Marinos (FUNDEMAR) y el periodista Marvin del Cid.

El reencuentro

Como parte de la reintegración de la especie fueron colocados varios drones paras mantener en monitoreo a la madre hasta la llegada de las autoridades del Acuario Nacional con la cría.

El manatí fue transportado desde el Acuario Nacional hacia la playa La Ciénaga bajo un riguroso protocolo de seguridad para la seguridad del mismo.

Luego de un arduo proceso de monitoreo, en horas de la noche fue reintroducido el mamífero a las aguas del mar para el rencuentro con la madre, que luego de permanecer unos minutos moviéndose en círculo, arrancó en una dirección hasta ser perdida de vista.

Al día siguiente fueron colocados los drones, logrando localizar a la madre manatí y su cría una al lado de la otra.


Ministerio de Medio Ambiente

BANDERA