Compartir

Orientación Político-Ciudadana

Porque el conocimiento es poder.

Resultado de imagen para frases sobre el conocimiento

Características de los malos líderes políticos

 

Un mal líder en cualquier ámbito puede destruir y arruinarlo todo.

Si estamos en la capacidad de identificarlo, especialmente en el ambiente político, como sociedad, nos ahorraremos grandes y graves problemas.

 Un  líder político malo está al servicio de su propio medro y por eso se consagra, antes que al interés común, a los intereses particulares de los poderosos. Hace lo que le conviene a él mismo y a estos. En eso consiste su espíritu de justicia. No es más que el lacayo de un sistema económico que provoca un permanente estado de malestar a millones de seres humanos y a la naturaleza. Antepone a la vida buena de todos la buena vida de unos pocos.

Sus armas son la corrupción , la amoralidad de un país desmoralizado, los medios de comunicación venales y el secuestro de la ética. Su gran arma y más poderosa es corromper a los políticos buenos.

Como ciudadanos si no conocemos la realidad de las exigencias, estaremos en desventaja ante el manejo mediático de aquellos que nos quieren engañar.  Sin conocimiento no hay ventaja. Es por ello la importancia de que el ciudadano identifique y analice, las cualidades de sus líderes, luego del filtro de dicho análisis los ciudadanos están en plena capacidad de tomar la decisión correcta.

Recordando que  somos los votantes los que le entregamos el poder a estos sujetos para que nos representen, por lo que debemos ser capaces de reconocerlos, tanto los que están y aspiran seguir en el campo político como los que aspiran llegar, para evaluar les presentamos el siguiente decálogo del mal político.

El decálogo de malas prácticas de un político

PRIMERO: Es un profesional de la política

Los malos políticos viven y usufructúan de la política, y en ese sentido se enriquecen a una tasa creciente a ojos vista de todo el mundo. No resulta extraño, entonces, que todos vacacionen en los lugares más exclusivos, tengan a sus hijos en los colegios más importantes, tengan propiedades y bienes en abundancia. Y por lo anterior, es que no existen los políticos pobres.

Y el comportamiento de esta clase de tiburones termina siempre expulsando a los buenos políticos que prestan un verdadero servicio público, es decir, los políticos de vocación.

Por lo tanto, para ser un mal político se debe vivir de la política y del cargo que se ejerce, ¿cómo no defenderlo a toda costa cuando existe la opción de perder la cuota de poder?.

Resultado de imagen para un mal politico frases

SEGUNDO: Es un fanático e inepto

Un mal político es un fanático y un inepto, lo que resulta en una bendición de la naturaleza porque, ¿se imaginan a un fanático que sea competente?. Claro, son los casos de aquellos que han transformado al mundo con sus locuras: Hitler, Fidel Castro, etc.

Además, dispone de escaso talento político; tiene una pobre concepción de la justicia y del sentido común.

Resultado de imagen para un mal politico frases

TERCERO: Toma decisiones sin información confiable

Un mal político toma decisiones sin ningún tipo de información de respaldo. Y por lo tanto, no busca asesores independientes sino asesores que le digan lo que quiere escuchar (por eso, muchas veces, nombran como asesores a parientes cercanos como la esposa/o, a la hija/o, etc., pagados con los recursos de los contribuyentes), o lo que es más común, actúan sin ningún tipo de asesoramiento.

No les interesa que el mundo sea incierto y complejo, porque ellos no asumen ninguna responsabilidad en las decisiones que toman.

 

Resultado de imagen para lo malo lo que es bueno frases

CUARTO: Es ineficiente

Un mal político es ineficiente porque no le interesa si existen o no los recursos para cumplir con los objetivos. Por eso, proponen medidas y propuestas que jamás se pueden implementar porque no hay recursos para ello.

Por ejemplo, en el artículo 193, incisos 1º, 2º  y 3º, del Código del Trabajo se dispone que “en los almacenes, tiendas, bazares, bodegas, depósitos de mercaderías y demás establecimientos comerciales semejantes…el empleador mantendrá el número suficiente de asientos o sillas a disposición de los dependientes o trabajadores”, ¿se imaginan el ejército de funcionarios que se necesitaría para fiscalizar esta ley?, ¿ y cuanto tiempo ocuparon en discutir esta ley?

QUINTO: No le gusta innovar

Un mal político llegó y creció en un ambiente en el que se privilegia mantener el status quo, y por eso, no les gusta innovar ni proponer cambios que pudieran afectar su posición en la repartición de las granjerías.  No les interesa que la gente opine mal de su accionar y dado que tienen la convicción que igual seguirán votando por ellos, ¿Por qué cambiar entonces?.

La experiencia en el ejercicio del cargo que podría ser una fuente de crecimiento y de mejoras, es despreciada por el mal político.

SEXTO: Es irresoluto y pusilánime

Un mal político no toma decisiones de manera oportuna, y más bien, se comporta como un pusilánime y sin carácter, siempre pendiente de los movimientos del pez más grande de la pecera.

Son seguidores de otros, los que tienen el cuchillo más grande, y por eso siempre buscan ese apoyo y respaldo que después les quita independencia y libertad. Pero, no les importa, porque tienen la convicción que, andando el tiempo, alguno de ellos será el pez más grande la pecera, y ahí podrá pasar las cuentas, si puede.

Resultado de imagen para un mal politico frases

SÉPTIMO: Es imprudente

El mal político es un eterno imprudente. Jamás trata de solucionar los conflictos sino que los incendia con declaraciones y acciones temerarias, y si no puede hacerlo, busca soluciones de parche y a medias.

OCTAVO: Es torpe y cínico

Un mal político es torpe y cínico, y no es muy astuto (¡afortunadamente!). En su manera de relacionarse con sus pares y con todos, son profundamente maliciosos, y no tienen ni cautela ni sagacidad. No tienen dudas en mentir si eso les permite subir escalones en su carrera por el estrellato.

Además, tratan de controlar su espontaneidad, pero les cuesta demasiado, y muchas veces deben responder públicamente de sus acciones. Por ejemplo, un político fue detenido por circular a alta velocidad, quiso imponer su cargo para no ser infraccionado, y cuando se iba mostró a las cámaras el  dedo medio.

Finalmente, siempre faltan a la verdad, y no les importa mentir y engañar porque tienen por lema que “el fin justifica los medios”.

NOVENO: Es irresponsable.

Un mal político es un eterno irresponsable; siempre alguien (¡de menor jerarquía!) es responsable de sus acciones, omisiones y sus consecuencias. Ellos tienen muy claro que las responsabilidades se diluyen cuando no existen mecanismos institucionales para exigir y rendir cuentas.

Por ejemplo, un mal político no promueve la rendición de cuentas o el “accountability”, que corresponde al concepto de responsabilidad, de dar cuenta, responder por, dar cumplimiento, básicamente a nivel de gestión pública.

Si dispone de un lenguaje demagógico por medio del cual maneja a la opinión pública para diluir su cuota de responsabilidad.

DÉCIMO: Impone, no convence

El mal político no persuade sino que impone. Por lo tanto, es un dogmático al que no le interesa convencer con argumentos sino que solo le atrae destruir a su adversario, por lo cual no trepida en atacar al mensajero de manera personal.

Los adversarios no son factibles en su mundo, porque él se cree dueño de la verdad iluminada.

Si alguien desea reconocer a un mal político, solo debe verificar este decálogo y podrá tener éxito en su tarea. Algunos piensan que no es necesario dado que todos los políticos son malos, pero existen excepciones trabajando por el bien de todos. Y a estos deben apoyar aquellos que creen que la democracia es un sistema perfectible pero que nos necesita para apartar de su camino a los oportunistas e imbéciles de siempre.

La sociedad debe hacerse responsable del comportamiento de sus políticos cuando ejercen los cargos que les concedemos. Ejerzamos el control responsable y no nos alcemos de hombros porque después podrían venir por nosotros.

Luego de este análisis , estas en capacidad de elegir buenos líderes, rechazando aquellos que presentan estas características.

Porque el conocimiento es poder.

Fuentes

El periódico de Aragón

Panorama Liberal