Opinión por Manuel Salazar

Porque,  no hay dudas del poderío mediático imperial para imponer ” una realidad” que no es real, pero que domina conciencias, impone  valores. Pero, ese poderío mediático  podría encontrar un poderoso muro de contención en un pueblo con conciencia política

Ya habrá tiempo y más informaciones para analizar a fondo los resultados de las elecciones de ayer en El Salvador, en las que,   como se había previsto, el FMLN quedó en tercer lugar.

A la ligera,  y de manera un tanto superficial, es de evaluar cómo pierde tantos votos un partido como el FMLN,  al que se le reconoce haber hecho un gobierno que en 10 años avanzó soluciones a problemas sociales que afectaban a las grandes mayorías populares.

La pobreza fue combatida; se avanzó en la democratización de la educación; en la equidad social… Y muchos otros.De un gobierno de izquierda,  el pueblo salvadoreño pasa a un gobierno de derecha, dominado por el empresariado.

En Brasil, los gobiernos del PT sacaron  de la pobreza a millones de personas que luego le quitaron el apoyo electoral.Es de destacar que las elecciones en Brasil y El Salvador se han desarrollado en medio de una política de ataques sistemáticos,  de cerco y aniquilamiento mediático y económico, por parte de los Estados Unidos de Norteamérica,  a los partidos y proyectos políticos que contravienen sus posiciones e intereses.

El imperialismo norteamericano ha instalado un ambiente de derecha en América Latina.Aún asi, cabe cuestionar si esas soluciones a graves y viejos problemas sociales que impulsaron  el FMLN  en   El Salvador,  y en su momento el PT en Brasil,     crearon un ejército de consumidores, pero sin conciencia política.

Es decir, impulsaron exitosos programas sociales que mejoraron sustancialmente las condiciones de vida del pueblo, pero no llevaron a cabo la comunicación política correspondiente, para generar conciencia política. O crear ciudadanía consciente,  como se dice ahora.

Este es un tema a reflexionar.  Porque,  no hay dudas del poderío mediático imperial para imponer ” una realidad” que no es real, pero que domina conciencias, impone  valores. Pero, ese poderío mediático  podría encontrar un poderoso muro de contención en un pueblo con conciencia política. De todas maneras, hay que ampliar y profundizar la reflexión en torno a estos procesos, que son reveses.

Mes de la Patria

Fuente Acento

BANDERA