El Instituto Duartiano consideró atinada la posición del presidente Luis Abinader,  para que los distintos sectores aúnen  esfuerzos, mediante un pacto para que la nación salga victoriosa ante la dificultad creada con la crisis haitiana y la pretensión de organismos internacionales y grandes potencias de obligarnos a solucionar problema ajeno.

Sin embargo, el presidente de esa entidad, Wilson Gómez, planteó que el primer mandatario tiene que imponer a su gabinete esas directrices, de manera que no se advierta ningún accionar que entre en contradicción con la línea trazada por el Poder Ejecutivo.    

Mientras que la Fuerza Nacional Progresista (FNP), aunque saludó la posición del mandatario, también precisó  que  existen motivos para tener reservas o dudas, ya que desde el gobierno varios funcionarios han mantenido posiciones contradictorias o equívocas sobre el tema migratorio.

La entidad que dirige el abogado Marino Vinicio Castillo, consideró que ante  la gravedad de los peligros que se ciernen sobre la patria de Juan Pablo Duarte, es necesario que el liderazgo político y nacional, procedan con buena fe, madurez, responsabilidad y desprendimiento, tomándole la palabra al Presidente. Planteó que se deben  abrir  tanto a un acuerdo de Estado como para adoptar mecanismos de consulta permanente,  que eviten que el pueblo dominicano se confunda, divida o disperse.

ListinDiario