Panorama Político Internacional

11 senadores, liderado por Ted Cruz, propone que se cree una comisión federal para auditar los resultados

Republicanos hacen un último intento para objetar desde el Congreso la victoria de Biden

A pesar del respaldo del vicepresidente, la propuesta de crear una comisión que audite los resultados podría ser simplemente otro esfuerzo fallido de los aliados de Trump por cambiar los comicios. Tanto demócratas como republicanos han criticado la iniciativa.

Un puñado de 11 senadores, liderado por Ted Cruz, propone que se cree una comisión federal para auditar los resultados en los estados en los que el demócrata le ganó a Donald Trump por pocos votos. El vicepresidente Mike Pence le dio la bienvenida a la propuesta, aunque varios republicanos se oponen a lo que consideran una amenaza a la democracia.

El Congreso de Estados Unidos se reunirá el miércoles 6 de enero para contar los votos del Colegio Electoral y ratificar la victoria de Joe Biden. Aunque tradicionalmente es un proceso rutinario, esta vez está en medio de la presión que algunos aliados de Donald Trump ejercen para revertir los resultados.

El legislador republicano Ted Cruz anunció que él y otros 10 senadores quieren objetar desde el Congreso los recuentos en los estados donde Biden le ganó a Trump por poca diferencia. Esto a pesar de que ya fracasaron la mayoría de las casi 50 demandas que Trump y sus allegados interpusieron para rechazar el conteo de votos.

Además, estados como Georgia, Michigan, Pensilvania, Nevada, Arizona y Wisconsin certificaron la victoria de Biden hace más de un mes; el Colegio Electoral respaldó esos resultados; el entonces fiscal general William Barr -aliado de Trump- reconoció que no hubo ningún fraude y la Corte Suprema de Justicia -de mayoría conservadora- ya desestimó varias demandas que buscaban tumbar ciertos conteos de votos.

Sin embargo, un sector de los republicanos insiste sin pruebas en que hubo irregularidades que jugaron en contra de Donald Trump. Por eso, los 11 legisladores proponen que el Congreso nombre una comisión electoral para realizar “una auditoría de emergencia” que en 10 días investigue los votos en los estados más disputados.

“Una vez completado, los estados individuales evaluarían los hallazgos de la comisión y podrían convocar una sesión legislativa especial para certificar un cambio en su voto, si fuera necesario”, dice el comunicado conjunto de los 11 senadores. Aunque los senadores hablan de un fraude electoral, no presentan ninguna prueba de ello en el texto que publicaron este fin de semana y solo  se refieren en términos generales a “irregularidades en las elecciones de 2020”.

Además del grupo que está promoviendo esta iniciativa, está el senador Josh Hawley de Missouri, quien fue el primero en anunciar que se opondría a la certificación del Colegio Electoral. Tanto Cruz como Hawley se perfilan como posibles candidatos presidenciales en las elecciones de 2024.

El vicepresidente Pence acoge la propuesta

En medio de los intentos por desestimar el voto popular y el del Colegio Electoral, está el vicepresidente saliente Mike Pence, pues es él quien preside el Senado y por ende la sesión legislativa en la que se hará el conteo.

Y Pence se mostró a favor de la iniciativa de algunos de sus copartidarios. “El vicepresidente da la bienvenida a los esfuerzos de los miembros de la Cámara y el Senado para usar la autoridad que tienen en virtud de la ley para plantear objeciones y presentar pruebas ante el Congreso y el pueblo estadounidense el 6 de enero”, dijo el sábado su jefe de gabinete, Marc Short, mediante un comunicado.

Foto de archivo del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.
Foto de archivo del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence. Brendan Smialowski AFP/File

Estas palabras llegan después de un fallido intento jurídico para que el vicepresidente saliente tuviera el poder de cambiar la decisión de los electores. Un juez federal desestimó el viernes la demanda con la que el representante republicano Louie Gohmert buscaba permitir que Pence declarara a Trump como vencedor en la sesión del Congreso.

Senadores de ambos partidos auguran que la objeción en el Congreso no tendrá éxito

A pesar del respaldo del vicepresidente, la propuesta de crear una comisión que audite los resultados podría ser simplemente otro esfuerzo fallido de los aliados de Trump por cambiar los comicios. Tanto demócratas como republicanos han criticado la iniciativa.

El portavoz de transición de Biden, Mike Gwin, descartó el esfuerzo como un “truco” que no cambiará el hecho de que Biden prestará juramento el 20 de enero. Mientras que la senadora Amy Klobuchar, la principal demócrata en el panel que supervisa el conteo del Colegio Electoral, aseguró que la creación de una comisión federal “para reemplazar las certificaciones estatales” es “antidemocrático y antiestadounidense”. “Afortunadamente no tendrá éxito. Al final, prevalecerá la democracia”, agregó en un comunicado.

Desde el lado republicano, diferentes senadores como Lisa Murkowski de Alaska y Pat Toomey de Pensilvania desestimaron los esfuerzos de sus copartidarios, diciendo que estos socavan el derecho de los ciudadanos de elegir a sus mandatarios y por ende afectan la democracia.

El senador republicano Mitt Romney también criticó la iniciativa liderada por Cruz y la calificó como un “esfuerzo mal concebido” que tiene “el potencial predecible de provocar trastornos y cosas peores”. “Nunca me hubiera imaginado ver estas cosas en la mayor democracia del mundo. ¿Ha eclipsado tanto la ambición a los principios?”, añadió.

Aunque el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, no se ha pronunciado concretamente sobre la propuesta de algunos de sus copartidarios; él ya les había advertido a los senadores republicanos que no participaran en plantear objeciones al conteo. McConnell consideró previamente que esto sería un voto terrible para sus colegas pues se verían obligados a elegir entre la voluntad del presidente saliente y la de los votantes.

Mitch McConnell sobre las elecciones en EE. UU.: “El colegio electoral ha hablado”

Aunque en elecciones anteriores ha habido objeciones en el conteo rutinario que hace el Congreso, como ocurrió en 2017 cuando varios demócratas de la Cámara desafiaron la victoria de Trump, pocos esfuerzos se han acercado a este nivel de intensidad.

El nuevo Congreso toma juramento este domingo 3 de enero

Los congresistas que harán el conteo el próximo miércoles se posesionarán este domingo 3 de enero. Se estima que la demócrata Nancy Pelosi será reelegida como presidenta de la Cámara, ya que su partido conserva allí la mayoría, aunque con el margen más pequeño que ha tenido en 20 años.

En cuanto al Senado, no es seguro que McConnell se ratifique como el presidente pues la mayoría republicana está en duda hasta que el martes se definan los dos escaños en el Senado en Georgia. El resultado de la segunda vuelta en dicho estado determinará qué partido domina la cámara alta.


Frances 24 Español – AP y Reuters

BANDERA