Compartir

“He visto con mucha sorpresa las reacciones que ha provocado nuestra última intervención… han dicho mentiras de cosas que nunca dijimos en la Cámara de Diputados sobre la prohibición de la Biblia, en ningún momento dijimos nada de eso”, expresó Faride


Diputada Faride Raful

Faride: Respuesta a las publicaciones falsas que se propagan sobre nuestra intervención en la Cámara de Diputados

La diputada Faride Raful dijo estar sorprendida al ver cómo la gente reaccionó ante su planteamiento sobre la Ley 44-00, que establece la lectura de la Biblia en las escuelas, lo que según la legisladora, esto es contrario a la Constitución, ya que la República Dominicana es un Estado laico.

La legisladora del Partido Revolucionario Moderno (PRM) explicó que han falseado el contenido de su posición en el hemiciclo, pues asegura nunca ha estado en contra de la educación bíblica.

“He visto con mucha sorpresa las reacciones que ha provocado nuestra última intervención… han dicho mentiras de cosas que nunca dijimos en la Cámara de Diputados sobre la prohibición de la Biblia, en ningún momento dijimos nada de eso”, expresó.

Respuesta a las publicaciones falsas que se propagan sobre nuestra intervención en la Cámara de Diputados.

 

De acuerdo con un video colgado en su cuenta de Twitter, Raful agregó que tiene un compromiso de velar por el cumplimiento y respeto de la Carta Magna de la nación, y que además aboga por una sociedad más justa y con mayores valores.

La representante de la circunscripción número uno del Distrito Nacional ante el Congreso invitó a ver el video íntegro sobre su planteamiento en torno al tema en cuestión.

Raful aseguró estar tranquila pese a las críticas y reacciones que despertó en la sociedad, específicamente la comunidad cristiana, su posición sobre la normativa que establece la instrucción bíblica en los centros educativos públicos.

Durante su participación en la Camara Baja del Congreso, Faride Raful dijo: “Imponer la Biblia en las escuelas públicas en la República Dominicana es sacar del sistema a decenas y decenas de ciudadanos que profesan otras religiones, y cuando hacemos eso estamos imponiendoles a nuestros ciudadanos un dogma de fe”.

Profesó ser una persona católica y a la vez citó el artículo 63 de la Constitución, que establece que la familia es la responsable de la educación de sus integrantes, por lo que entiende que la referida normativa es inconstitucional.