PRM
Noticia

La doble significación de la opacidad danilista., por Lety Mergen y Fernando Gil

pobreza3Basura-en-San-Cristobal

ARTICULO DE OPINION POR LETY MERGEN Y FERNANDO GIL

La opacidad es una de las principales características del danilismo (lea aquí Qué es el danilismo) no solo por la poca transparencia de su gestión (oisoe, plantas a carbón) sino también por la falta de luz, más allá de lo que cubren las cámaras palaciegas, en cuanto a mejorar la calidad de vida de las personas.

En el danilismo entonces lo opaco resulta de doble significación puesto que refiere oscuridad en el manejo de los fondos públicos y a la vez falta de brillo o de logros en las ejecutorias gubernamentales. Este texto se concentra en la segunda significación por entenderse que la primera ha sido suficientemente expuesta.

El de Danilo Medina es un “gobierno opaco” en el sentido de sus logros si se toma en cuenta que todo su lenguaje se elabora en base al axioma de que no importa lo que se diga hoy porque eso se olvida mañana.“Medina ha gobernado en condiciones favorables facilitadas por una oposición inofensiva” 

Es casi seguro que sin el exorbitante gasto en publicidad la percepción de la mayoría social sobre la figura presidencial sería la de un personaje cercano a la opacidad. Cuando los ruidos merman y las brumas se despejan esto se ve con mayor nitidez.

Danilo Medina ha gobernado en condiciones favorables facilitadas por una oposición inofensiva, pese a que su mandato arrancó con un déficit de legitimidad viéndose acorralado por protestas que exigían el esclarecimiento del hoyo fiscal provocado por Leonel Fernández para garantizarle el triunfo en 2012.

Las movilizaciones fueron neutralizadas utilizando personajes de la sociedad civil, artistas y líderes de opinión. En lo adelante los medios de comunicación completarían el trabajo para abrirle paso a la reelección presidencial que finalmente fue coronada con la compra del Congreso (un saludo a Sonia Mateo).

Aun así no todo es color rosa para un danilismo que ahora se dirige a la contienda electoral de mayo con un partido fracturado. Síntomas de la fractura son: Franklin Almeyda habla de derrota, Leonel Fernández no asiste a los actos oficialistas de proclamación de candidaturas, la FNP en rol de ángel vengador y personajes como José Laluz repitiendo que “Danilo Medina no ha resuelto un solo problema del país”.

Efectivamente se puede pasar balance a la gestión danilista tomando como referencia su desempeño real en sectores y renglones claves para la calidad de vida de las personas como son: salud, educación, seguridad pública, transporte, agua potable, electricidad, vivienda y medio ambiente.

El danilismo ha sido incapaz de reorientar el modelo económico hacia actividades productivas como tampoco ha fomentado la especialización técnica de la fuerza de trabajo para impactar en la generación de empleo de calidad, esto significa salarios dignos.“El modelo económico y político genera pobreza y desigualdad”

El modelo económico y político que prevalece sigue siendo generador de pobreza y desigualdad, evidenciando claras señales de desgaste que obligan a la búsqueda constante de legitimidad por medio de la propaganda neuropolítica.

Como cuando el ministro de Economía Temístocles Montás propaga que “somos un país de clase media”, sector social que recibe ingresos que rondan los 19,000 pesos mensuales en contraste con el costo promedio de una canasta base familiar de 27,968 pesos mensuales.

Los datos de pobreza van por una ruta similar, ¿cómo puede explicar el gobierno la disminución de la pobreza sin que se haya registrado un aumento de salarios, ni una reforma fiscal de impuestos progresivos y con una tasa de desempleo invariable?

Lo que sin dudas se puede atribuir al gobierno de Medina es el desplome de las exportaciones, en especial de los bienes industrializados, y el aumento de los precios de los alimentos y las medicinas a pesar de la caída del precio internacional del petróleo.

El año 2016 nos recibe con el incremento de los impuestos a bienes básicos para la gente fruto del acuerdo Medina-Fernández en el 2012. El primero se comprometería a no tirar piedras para atrás y el segundo a garantizar financieramente su triunfo.

Servicios sociales malos y caros

La crisis de abastecimiento de agua potable demuestra que ni siquiera existe una política para el aprovechamiento de nuestros recursos hídricos.

¡Y el sistema de salud! Ni hablar. La chikungunya, el dengue, el zika, la mortalidad materna-infantil son temas que se resuelven con declaraciones de prensa, sin planes, sin personal ni recursos especializados.

El sistema sanitario dominicano urge de una revolución donde la salud se empiece a entender como un derecho fundamental.

El financiamiento de grandes infraestructuras hospitalarias no es más que la evidencia del gran fracaso de un sistema atrasado, malo y caro. La tarea inaplazable es redirigir los esfuerzos para trabajar los determinantes sociales de la salud, la promoción y la prevención para así superar el estado de emergencia sanitaria permanente en que nos encontramos.

El sistema de seguridad social es otra gran tarea pendiente. Más del 50% de la población empleada se encuentra en el sector informal y aun no se sabe la viabilidad del régimen contributivo subsidiado. Tenemos un sistema de seguridad social que eterniza las desigualdades al garantizar la rentabilidad de unos pocos contra la salud de la mayoría del pueblo.

Todo esto nos demuestra la urgencia de sacar del poder a un proyecto conservador, neoliberal, comprometido con intereses que adversan el bienestar común.

Es tiempo de darnos un respiro que arrastre los temores. Rompamos los códigos de la mafia política para rebasar el control absoluto de las instituciones y el coro del grupito que desde su servilismo cínico se atreve a decirnos que algo bueno puede parir el danilismo.

A este proceso electoral mostrémosle nuestra mejor cara, esa que se llena de luz y sonrisa frente a la opacidad de la mafia gobernante. Impulsemos las demandas de la democracia del siglo XXI. Esa es nuestra apuesta.

De Nuestro Tiempo

loading...
Compartir en Facebook

Escribir un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.