PRM
Noticia

Dominicanos conmemoramos 154 aniversario de la Restauración

El conflicto terminó con la victoria dominicana y la retirada de las fuerzas españolas del país.

La Restauración de 1863: gesta del pueblo dominicano.

 Un día como hoy República Dominicana conmemora el 154 aniversario de la gesta de la Restauración, que encabezó el patriota Gregorio Luperón.

La Guerra de la Restauración fue una guerra llevada a cabo en Santo Domingo desde 1863 hasta 1865 entre los dominicanos y España, que el conservadurismo dominicano había invitado de nuevo a tomar posesión del país 17 años después de la Guerra de Independencia contra la República Haitiana y 42 años después de que los habitantes de la parte oriental se declararan independientes de España.

El 16 de agosto de 1863, un nuevo grupo bajo el liderazgo de Gregorio Luperón y Santiago Rodríguezhizo una audaz incursión en el cerro de Capotillo, provincia Dajabón e izaron el pabellón dominicano. Esta acción, conocida como el Grito de Capotillo, fue el comienzo de la guerra.

Una ciudad tras otra en el Cibao se unieron a la rebelión, y el 13 de septiembre, un ejército de 6,000 dominicanos se atrincheró en la Fortaleza San Luis, en Santiago.

Los rebeldes establecieron un nuevo gobierno al día siguiente, con José Antonio ¨Pepillo¨ Salcedo como presidente, e inmediatamente calificó a Santana, que ahora era líder de las fuerzas españolas, como traidor.

Salcedo intentó pedir ayuda a los Estados Unidos, pero fue rechazada. El conflicto terminó con la victoria dominicana y la retirada de las fuerzas españolas del país.

Aunque muchas ciudades dominicanas y la agricultura en todo el país fueron destruidas (a excepción del tabaco) durante la guerra, la Guerra de Restauración trajo un nuevo nivel de orgullo nacional a la República Dominicana.

La victoria dominicana también le demostró a los cubanos y puertorriqueños que España podía ser derrotada. Por otro lado, en la política local, el liderazgo durante la guerra se concentró en las manos de pocos caudillos regionales, quienes podían ordenar la lealtad de las regiones. Este sistema de poder político se mantuvo hasta finales del siglo XX.

La política dominicana se mantuvo inestable durante los próximos años. Pimentel fue presidente durante sólo cinco meses antes de ser reemplazado por José María Cabral.

Cabral, a su vez fue derrocado por Buenaventura Báez en diciembre de 1865, pero retomó la presidencia en mayo de 1866.

Sus negociaciones con los Estados Unidos sobre la posible venta de la tierra alrededor de la Bahía de Samaná resultaron ser tan impopulares que Báez fue capaz de recuperar la presidencia una vez más en 1868.

En las relaciones dentro de la isla, la guerra marcó un nuevo nivel de cooperación entre Haití y la República Dominicana.

Hasta entonces, Haití había considerado la isla de La Española como “indivisible” y había intentado, sin éxito, conquistar la mitad oriental varias veces en el pasado.

La guerra obligó a Haití a darse cuenta de que este objetivo era esencialmente inalcanzable, y fue sustituido por años de disputas fronterizas entre los dos países.

El 16 de agosto se conmemora un día de fiesta nacional en la República Dominicana, así como en ocasiones el día que el presidente dominicano es juramentado en su cargo cada cuatro años.

Vía El Dia

NOTA RELACIONADA

La Restauración de 1863: gesta del pueblo dominicano

De todos los registrados por  la historia dominicana, La Restauración es el acontecimiento de mayor importancia en términos de dominicanidad y heroicidad. A éste, sólo otros dos pudieran igualársele; uno, ocurrido 16 años antes, otro, 102 después.

Estos tres momentos: la Guerra de Restauración, La Separación y la Revolución Constitucionalista y Guerra Patria de Abril,  constituyen acontecimientos en los que los dominicanos han dado demostración incontrastable de poseer una profunda y verdadera vocación de independencia y autodeterminación; de ser un conjunto organizado de hombres y mujeres, dueños de una arraigada consciencia de nación: de saber valorar su natural e inalienable derecho al libre albedrío y a la paz;  de conformar un pueblo que también alberga en su pecho todo el coraje  y la valentía necesarios para luchar en defensa de su patria y de su libertad.

Como todo acontecimiento histórico, La Restauración es una pluralidad de hechos pertenecientes a un mismo proceso, enmarcados por la misma situación y entorno, y ocurridos en una misma etapa, del cual, además de quienes registra la Historia, muchos otros fueron sus actuantes.

El 16 de Agosto de 1863 es la efemérides más conocida de La Restauración. Lo ocurrido ese día en Capotillo, es el momento recordado. Los hombres que encabezaron aquella acción, fueron y son citados como sus héroes.

Mas la reinstalación de República Dominicana es un conjunto de acontecimientos exactamente datados que iniciaron el mismo día en que fue declarada la inconsulta y degradante anexión a España.

Sin importar su éxito o fracaso,  las protestas antianexionistas de San Francisco de Macorís y Moca en marzo y mayo de 1861, respectivamente, así como las sublevaciones de Neiba, Las Matas de Farfán, Sabaneta, Yásica y Santiago, en febrero de dos años después, apenas seis meses antes de Capotillo, son otros tantos momentos determinantes, puntos luminosos, de lo que fue una verdadera contienda de muchos enfrentamientos y  muchas batallas, con muchos protagonistas más.

Porque seguro es que en cada acción, escaramuza, enfrentamiento o batalla,  además de los citados y conocidos héroes, participaron muchos otros dominicanos y dominicanas, poblaciones enteras quizá, gente común, en cuyas mentes colectivas.

Vía Hoy Digital

loading...
Compartir en Facebook

Escribir un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.